viernes, 3 de febrero de 2023, 13:48

Tenemos un problema

|

ZZ7EJY2ILZHGHKTGOCDCRPRJTQ

Foto: Alberto Ortega/Europa Press



España tiene un grave problema. Algunos nos estamos quejando desde hace tiempo de que España está sumida en un problema gravísimo: “En España no es posible el diálogo, el debate, el consenso”. Y una democracia en la que no es posible el pacto, porque ni se dialoga, ni se debate, es una democracia que hay que meter en la UVI con urgencia. Un día dijimos que, o acabábamos con la corrupción, o la corrupción acababa con la democracia. Hoy estamos obligados a decir que, o recuperamos el diálogo y el acercamiento de posturas, o la democracia enferma.


Desde los años noventa se introdujo a estrategia del “Váyase”, y ahí sigue. Cuando Zapatero, algunos pensamos que habíamos llegado en España al límite de lo permisible haciendo oposición. ¡Qué va! El tiempo nos ha demostrado que el listón se podía subir más; ¡mucho más!. Visto lo visto, cabe preguntarse: ¿dónde colocarán el listón en la próxima etapa de gobierno socialista? ¿Qué nos queda por ver? Y eso que venía la moderación; anda si no hubiese venido la moderación. Sr. Moderado: ¿Quiere Vd. proponer, dialogar, pactar, y abandonar el ¡Váyase”.


Con una oposición que no piensa en otra cosa que en devanarse la sesera para ver las ocurrencias que conduzcan a la caída del Gobierno, no es posible el diálogo. Y sin diálogo no puede alcanzarse ningún consenso. ¿Para qué queremos los consensos? Con consensos se avanza; precisamente lo que no se quiere. No se quieren consensos. Solo se busca que el Gobierno se vaya. Adelantar elecciones, ¿para qué? Para ver si ganan ellos y así llega el sosiego, porque si no ganan y el Gobierno actual revalida su mandato, la oposición “moderada” va a seguir igual, ¡o peor!


Fíjense en un ejemplo muy explicativo: Gobernando Zapatero propuso cambiar la norma para renovar los cargos judiciales; propuso cambiar la mayoría simple por una mayoría cualificada. El Partido Popular presentó un recurso ante el Constitucional. Las razones las omito, porque hoy dan risa. Unos años después, Sánchez para evitar el bloqueo, propone cambiar la mayoría cualificada por una mayoría simple. El Partido Popular presenta recurso ante el Constitucional. ¡Imposible dialogar! No interesa el diálogo. Solo interesa el “Váyase”.




Julio García-Casarrubios Sainz

http://juliocasarrubios.blogspot.com