sábado, 3 de diciembre de 2022, 20:38

Después de 40 años

|

311022 va felip




Sí. Han pasado 40 años de aquel 28 de octubre de 1982. Una efeméride que parece tener significado solo para una parte de la sociedad; solo para aquellos que creen en el socialismo. No. Es un error que los socialistas no han sabido subsanar. El triunfo de aquel Felipe González tiene mucha más trascendencia de la que algunos le dan. Es cierto que la Transición la diseñaron el triunvirato Juan Carlos I, Adolfo Suárez y Torcuato Fernández. Tienen el mérito de haber interpretado fielmente lo que quería el pueblo español, y ponerlo en funcionamiento con la complicidad del mismo pueblo.


Pero aquella transición no se consolidó hasta que el Partido Socialista llegó al poder. Muy sencillo; pero de enorme trascendencia: Solo el hecho de aquella victoria, sin tener en cuenta todo lo que después se hizo; solo el hecho de que un partido socialista, concurriese a unas elecciones con absoluta normalidad, después de cuarenta años de dictadura, y ganarlas con una mayoría jamás conocida, significaba que el proceso democrático iba en serio, que la democracia no había sido una ocurrencia, que los socialistas no eran aquellos “malvados rojos comunistas”


Aquel 28 de octubre de hace cuarenta años demostró que los españoles querían la democracia. Que los que no aceptaban que España se modernizara no eran mayoría. Por ello no les falta razón a los que han dicho y escrito que la democracia quedó definitivamente constituida en España, aquel 28 de octubre de 1982. Pero la historia no acaba con ese éxito. A partir de esa fecha España entra a formar parte de la familia de países democráticos. España iba a dejar de ser el bicho raro y pasaba a formar parte de la Unión Europea; a tener peso en el concierto internacional.


La economía pasó de ser una estructura cerrada, a una economía abierta. Fueron muchas cosas las que cambiaron; a “España no la iba a conocer ni la madre que la parió”. Resumido con una palabra, “universalizar”. Se universalizaron los derechos de todos los ciudadanos: la Educación, la Sanidad y las pensiones. Se empezó a tomar en serio la Constitución. Pero hoy, aún existen grupos sociales, políticos, judiciales y mediáticos que hacen todo lo posible para que, lo que se inició hace cuarenta años se vaya al traste. La labor del PSOE, y de todos los que creen en la democracia, de izquierdas o de derechas, debe mantenerse firme y a la expectativa. Atentos.



Julio García-Casarrubios Sainz

http://juliocasarrubios.blogspot.com