viernes, 30 de septiembre de 2022, 21:55

Recordando a la señora, a doña Inés

|

FOTO SONETO



En familia aprendiste a solfear

y a tocar el piano con pulcritud,

para luego a una inmensa juventud

enseñarle a musicar y cantar.


Tu jubilación no fue descansar,

pues te dedicaste con prontitud

a llevar la coral con rectitud

para lograr sus notas sin fallar.


Ahora tus exalumnos podremos

percibir bellos ecos celestiales

cuando al inmensomanto azul miremos.


Y es que tus enseñanzas presenciales

desde ese etéreo mundo escucharemos

brillando tus dotes excepcionales.


*****

(Soneto)