lunes, 8 de agosto de 2022, 06:14

Este año la feria ha transcurrido a golpe de ocurrencia

|

IMG 20220804 WA0001



Señores del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Valdepeñas, no sé si se han dado cuenta, pero las cosas en 20 años han cambiado mucho, y ustedes no se han sabido adaptar a las nuevas demandas de la sociedad. Parecen nuevos en la organización de fiestas y eventos después de 20 años. Porque la verdad es que 20 años en el gobierno son demasiados. 


Cuando supimos la programación, nos propusimos no hacer críticas, al contrario, ver qué propuesta podíamos hacer para mejorar; claro que en su línea, jamás nos preguntaron que pensábamos, ni qué podíamos aportar. 


Y nuestra propuesta fue clara, en base a la situación de las familias, si yo fuera la alcaldesa de Valdepeñas, intentaría que pagasen lo menos posible en las atracciones, y para eso intentaría llegar a un acuerdo con los feriantes, de tal forma, que se les rebajaría el canon por instalarse, a cambio de precios asequibles para las familias. 


Esta cuestión fue obviada por el equipo de gobierno y su contestación en algunos medios fue que las atracciones costarían entre 3 y 4 euros, como si ese precio fuese una ganga para una familia media con dos pequeños a los que subir en las atracciones, y con muchos gastos por delante en un mes que se acababa de iniciar. 


El día de inauguración de la feria, también, nos sorprenden con que no saben qué hacer con los jóvenes, primero les prohíben el botellón, y horas más tarde, en base a la reacción de los mismos, deciden permitirlo. Y la noticia del día fue, caos informativo. No señores, yo diría caos de gestión de este equipo de gobierno. 


Organizan un Festivaldepeñas 2022 que es un fracaso porque no está orientado a los gustos de los jóvenes, y sus requisitos no se ajustan al ocio juvenil del momento, que preferían estar fuera en el botellón, incluso algunos prefirieron irse a Ciudad Real a los actos de la Pandorga. 


Y a todo esto hay que añadir, los diferentes cortes de luz que ha habido en las atracciones, dificultando el buen desarrollo de la Feria.


Además se les ocurre organizar una especie de “tardeo”, en el que ni mayores, ni más jóvenes aguantan en la plaza, en las horas de siesta a más de 40 grados al sol, bajo unos soportales, que dan para lo que dan. Y tienen la gran idea de poner a los músicos bajo unas sombrillas a pleno sol, con el consiguiente riesgo para su salud, que menos mal, que Dios no ha querido que pasara nada. 


Es una pena que habiendo conocido lo que llegó a ser la Feria de Valdepeñas en la provincia y en la comarca, haya caído en manos de personas como la actual teniente alcalde que nunca se ha preocupado por sentir lo que verdaderamente supone la Feria para los valdepeñeros. 


En definitiva, una Feria organizada con falta de cariño y a golpe de ocurrencia, sin iniciativa, sin contar con los jóvenes, con los colectivos y con las familias valdepeñeras. Una feria organizada por un equipo de gobierno sin ilusión después de 20 años y que vive ajeno a la realidad de nuestra ciudad, con sus altos sueldos y sus bonitos despachos que no visita nadie.