El efecto Illa

|

010221 VA ILLA




La irrupción de Salvador Illa en el terreno de juego de las elecciones catalanas, está teniendo un impacto desconocido en lo que se viene llamando conflicto catalán. Si este impacto es momentáneo o ha venido para quedarse, está por ver. Depende de muchos factores, pero esencialmente de como el PSOE sepa administrar el envite que ha lanzado al proponerlo como candidato a presidir la Generalitat. El Partido Socialista Catalán, sale a ser el protagonista en el futuro reciente. Un futuro de convivencia, y gestión de la Cataluña que todos hemos admirado siempre.


Salvador Illa representa la gestión política, -que no debería ser novedad, pero que lo es-. ¡Dichosa novedad! Difícil pero enormemente esperanzadora. Puede acabar con la polarización y el enfrentamiento continuo en el que políticos irresponsables han ido introduciendo en Cataluña y en España. Ambos con una visión cortoplacista y muy dañina de lo que debe ser la ampliación del espacio electoral. Han creado un bucle sin salida: “o eres independentista o eres constitucionalista” “o eres bueno o eres malo” “o estás conmigo o contra mí”.


Ambos frentes se retroalimentan. Cuanto más duro es el combate, más votos. Pero, no se dan cuenta, -o sí- de que el conflicto es cada vez de mayores dimensiones. Los que tanto aman a su Cataluña, la están destrozando; y los que tanto predican “La unidad de España” la están rompiendo. El independentismo, además de muy perjudicial, es inviable. Viven sumidos en el engaño. Y el españolismo que ha basado su discurso en el ataque al adversario, además de romper la convivencia ha logrado que los independentistas pasen de un 17 % a aproximarse a un peligroso 50 %.


La propuesta de Illa, y ojalá lo consiga, es diálogo y acercamiento; menos procés y más gestión. Hay que gestionar la normal convivencia entre todos los catalanes, y entre catalanes y españoles. Hay que gestionar el convencimiento de que España necesita a Cataluña y Cataluña necesita a España. Hay que gestionar que la identidad de los catalanes se puede defender mejor dentro de España que fuera de ella. Hay que gestionar que se pueden conseguir niveles de autonomía con la Constitución española, mayores que los de ninguna otra región del mundo. Hay que gestionar la vuelta a la Cataluña trabajadora, emprendedora, europeísta, acogedora.



Julio García-Casarrubios Sainz

http://juliocasarrubios.blogspot.com