La izquierda se equivoca

|

Esquerra




El otro día una persona muy cercana me decía que la actitud de Pablo Casado se debía a que, ante la gravísima situación en que se encuentra su partido, no sabe cómo reaccionar; no sabe cómo posicionarse ante las presiones muy diferentes que le vienen de los suyos; no sabe qué posición adoptar, si más cerca de Ciudadanos o más cerca de VOX; no sabe encontrar el punto de equilibrio entre la moderación y la crispación. Admitiendo que todo esto es cierto, y que se encuentra ante una realidad difícil de afrontar, no hay que perder de vista que el Partido Popular no necesita estas travesías del desierto para ser como es, cómo ha sido siempre y, mucho me temo que, cómo seguirá siendo. El Partido Popular es el partido del: “Váyase Sr….” Da igual el señor que sea y las circunstancias que se vivan en ese momento.


De ahí que la izquierda, tiene que echar mano de la inteligencia, del saber hacer, y sobre todo de la fidelidad a sus principios socialdemócratas. Tiene que adoptar una posición de coherencia, propia de una izquierda que tiene como objetivo el bienestar social, y una economía que se sustente en las clases medias y trabajadoras.


Esto es tarea principalmente del Partido Socialista Obrero Español. Tiene que ser el PSOE quien pilote esta estrategia. Pero no puede ser él solo. Tienen que ser todas las izquierdas. El partido de Pablo Iglesias que surgió de las movilizaciones del 15-M, tiene que ser fiel a ese resurgir; sí. Pero no caer en la tentación, de luchar contra el PSOE para arrebatarle el liderazgo de las izquierdas. Fue un error, que parece haber rectificado. Hoy está dando muestras de fidelidad a la unión de las izquierdas.


No ocurre así con Esquerra Republicana. Ha decidido priorizar su sentimiento independentistas a su naturaleza de izquierdas. No puede ir con Ciudadanos porque son de derechas, y sí puede con los antiguos convergentes que son más de derechas aún. O sea: ha priorizado el independentismo a las políticas sociales. Y lo mismo le pasa a Bildu. Es legítimo pensar como quieran. Pero lo primero y principal: la unión de las izquierdas. Y mientras no sea así seguirán estando esas derechas, ahí, donde siempre han estado. ¿Y Ciudadanos? Son ellos los que tienen que elegir si prefieren una socialdemocracia progresista, fuerte y mayoritaria, o una derecha confundida con la ultraderecha. No es Pedro Sánchez el que tiene que elegir.