Monarquía o República

|

200720 VA REY




No se trata de defender la Monarquía; se trata de poner el debate en su sitio. Hoy, resulta una incongruencia que los cargos se hereden de padres a hijos. Por tanto el sistema de República es más congruente con los tiempos actuales. Pero dicho esto, también es cierto, que las monarquías parlamentarias como la nuestra, ofrecen las mismas garantías democráticas que una república. En Europa vemos con claridad que los sistemas republicanos no gozan de una democracia más perfecta. Por tanto, hoy, ese debate tiene muy poco sentido.


También es cierto, y así hay que admitirlo con absoluta normalidad, que en España no hay un consenso claro sobre este dilema. Por tanto no debe extrañarnos que un día se abra ese debate. Y cuando llegue ese momento, no pasará nada. España seguirá siendo una democracia sea cual sea el sistema que decida la sociedad. Hay que estar convencidos de que la calidad democrática de nuestro país depende de otros factores, más decisivos, que de si somos Monarquía o República.


Pero vayamos a la situación por la que hoy está en entredicho la Monarquía. No manipulemos el debate. No nos engañemos. Lo que hoy se ha presentado no es un problema de Monarquía o República; es sencilla y llanamente un problema de CORRUPCIÓN. Se ha dicho hasta la saciedad, y algunos no lo quieren oír, que, o la democracia acaba con la corrupción, o la corrupción acaba con la democracia. Ahí está el peligro. Desde los años noventa la corrupción se ha extendido de forma alarmante, y no ha habido, ni la hay, voluntad política de acabar con esa lacra.


Ni es honesto aprovechar una corruptela para introducir la necesidad de acabar con la Monarquía, ni mucho menos honesto erigirse en patriotas defensores de la Monarquía, porque otros quieren atacarla. ¿Se imaginan Vds. que con un Pujol, o un Roldán, o un Rato -entre otros muchos- presidente de República, nos planteáramos el debate de si eliminar la República o defenderla por patriotismo institucional? No. No se trata de Monarquía o República; se trata de investigar, desenmascarar, castigar y acabar, de una vez por todas, con los corruptos. No se puede soportar que algunos quieran negar, esconder justificar, la corrupción. Toca defender las instituciones, -sí, todas- de aquellos que se han aprovechado de ellas.





Julio García-Casarrubios Sainz

http://juliocasarrubios.blogspot.com