El hooliganismo

|

290620 VA CASADO




Se trata de un fenómeno que se ha trasvasado del fútbol a la política. Partidos que nunca fueron populistas, se han convertido en populistas abandonando la racionalidad de los argumentos. El peligro no está en que lleguen partidos populistas, está en que los que nunca lo fueron ahora se han convertido en grupos de hooligans. Se compartan o no sus ideologías, el Partido Republicano de EE UU, o el Conservador Británico, o la misma Convergencia de Cataluña, históricamente serios, han buscado líderes populistas que los han arrastrado al hooliganismo político.


En España, una ultraderecha, y populista, -escisión del Partido Popular-, ha adquirido la fuerza suficiente para arrastrar hacia sus posiciones al propio Partido Popular y a Ciudadanos. ¿Los cambios que estamos observando estos días es el reconocimiento de este error? El partido de Arrimadas primero, y el de Casado algo después parece, -ojalá y así sea-, que intentan desligarse de esa dinámica en la que habían caído. ¿Se han dado cuenta de que así no iban a ninguna parte? Si fuera así, bienvenido sea, porque aunque tarde, lo necesitaban; y España también.


Desde que llegara a la política nacional el Sr. Aznar, pero sobre todo desde la moción de censura y la formación de un Gobierno de coalición, la dirección del Partido Popular no se ha separado ni un ápice de una estrategia encaminada a deslegitimar al Gobierno de Pedro Sánchez. Es pronto, pero pienso, -quiero pensar- que alguien en el seno de su partido se haya dado cuenta del error, y de las consecuencias para su propio partido y para los intereses de España. Necesitamos urgentemente una derecha, tanto si gobierna, como si está en la oposición, con sentido de Estado.


La dirección del PP, sea esta u otra, debe ser consciente de que se acercan tiempos en los que no tendrán más remedio que escuchar, debatir, y pactar medidas para la reconstrucción de una situación que nos ha dejado hechos unos zorros. ¿Cómo se van a negar, a reforzar la Sanidad Pública, a revisar el estado de las residencias de mayores, a apoyar los acuerdos entre Gobierno, Sindicatos y Patronal…, entre otras muchísimas cuestiones pendientes. Toca hacer POLÍTICA; toca sustituir el eslogan por el argumento; toca dejar de considerar al adversario como un enemigo a batir.


Julio García-Casarrubios Sainz

http://juliocasarrubios.blogspot.com