El alcalde de La Solana anuncia la próxima supresión de la ordenanza cobrada a los alumnos del CEPA

|



La supresión de la ordenanza que cobra una tasa a los alumnos del CEPA (Centro de Educación de Personas Adultas ‘García Maroto’) está cercana. Así lo anunció el alcalde, Luis Díaz Cacho, en el acto de clausura del curso, en el que recibieron sus diplomas los alumnos de las diferentes modalidades educativas, celebrada en la noche de este martes.


Díaz Cacho señaló que era una asignatura pendiente derogar esa ordenanza, que se vieron obligados a establecer en momentos de dificultad económica y que se comprometen a eliminar cuanto antes. Existe, dijo, un compromiso de la Consejería de Educación para que el centro de La Solana sea igual al resto de los centros de Castilla-La Mancha quereciben ayuda delGobierno regional. Adelantó que contarán con una subvención que eliminará esa ordenanza, que se derogará para que la enseñanza sea gratuita.


El acto de clausura de curso se inició con unas palabras de la directora del CEPA, Nuria Peinado, que ofreció datos, indicando que han contado con 284 alumnos, de ellos 176 en Educación Secundaria, 70 en Formación Profesional, 23 en Acceso a la Universidad y Grado Superior, y otros 15 en That’s English.


A lo largo de su intervención, Nuria Peinado destacó que había que poner en valor el esfuerzo que realizan las personas que se comprometen con la educación en esa edad, recordando que el curso no había sido fácil, con muchas horas de estudio diarias, que superaban las tres y media, a las que había que añadir el estudio posterior, lo que significa hacer un gran esfuerzopor volver a las aulas, añadiendo que no era extraño que hubiera un 20 por ciento de abandonos durante el curso.


Posteriormente hicieron uso de la palabra varios alumnos, comenzando por Alfon Guerrero Serrano, quien recordaba que en el curso había contado con días buenos y no tan buenos, señalando que en algunos momentos había pensado abandonar, pero finalmente no lo había hecho por sus hijas.


Las alumnas de formación profesional en Educación Infantil, Mari Cati Candelas y Mari Jareño, ofrecieron a lo largo de su intervención diferentes anécdotas sobre lo que había sido el curso y las manifestaciones que habían percibido de los profesores.


Cerró el turno de intervenciones el alcalde, Luis Díaz-Cacho, quiendestacó el elevado número de alumnos que habían llegado al final del curso, y la dificultad que para muchos significaba volver a tomar los libros después de dejarlo durante algún tiempo, pidiendo a los que lo habían dejado que se lo replanteen y vuelvan a estudiar.


Díaz Cacho recordó lo mucho que desde el Ayuntamiento habían luchado por contar con este centro, agradeciendo la colaboración que para las prácticas habían ofrecido empresas y las dos guarderías de la localidad, destacando asimismo la presencia de alumnos de la comarca, desde Manzanares a Membrilla, San Carlos del Valle y Alhambra.


Finalmente se entregaron bandas y diplomas a las alumnas y alumnos en un salón de actos del CEPA ‘García Maroto’ repleto de alumnos, junto a concejales del equipo de gobierno, profesores y familiares de los propios alumnos.