viernes, 3 de febrero de 2023, 13:32

Castilla-La Mancha invertirá un millón de euros para convertir edificios públicos en desuso en viviendas de alquiler social en pueblos afectados por la despoblación

|

P1gn24k1t71pmt2dn1ghg17jj1n8b4




El Gobierno de Castilla-La Mancha va a invertir cerca de un millón de euros en la transformación de edificios públicos que, a día de hoy, están en desuso en viviendas de alquiler social en municipios afectados por la despoblación con el fin de poder hacer frente a uno de los grandes retos que tienen estas localidades, la falta de vivienda.

 
En concreto, se van a transformar un total de once viviendas ubicadas en las cinco provincias de la Comunidad Autónoma. Estas experiencias piloto se van a llevar a cabo en Alcalá del Júcar (Albacete); Ballesteros de Calatrava (Ciudad Real); Cardenete y Almodóvar del Pinar (Cuenca); El Recuenco y Peñalén (Guadalajara); y Los Navalmorales (Toledo).
 
Tal y como ha destacado el comisionado del Reto Demográfico, Jesús Alique, durante su visita a Alcalá del Júcar, en Albacete, el Ejecutivo regional busca que aquellas personas que estén pensando en ubicarse en municipios afectados por despoblación “tengan una oferta pública de vivienda”.
 
Alique ha visitado el municipio de Alcalá del Júcar que contará con dos viviendas de titularidad municipal que serán rehabilitadas. “Se trata de lo que fuera el antiguo cuartel de la Guardia Civil, y la que se conoce como la casa del médico”, toda vez que ha cifrado la inversión para la transformación de ambos inmuebles en más de 160.000 euros.
 
Posteriormente, el comisionado, que ha estado acompañado por el alcalde del municipio, Pedro Antonio González; y del responsable del área de Reto Demográfico en la provincia de Albacete, José Antonio Gómez, se ha reunido con una treintena de representantes ayuntamientos y colectivos de varios municipios de la provincia de Albacete que se ven beneficiados por las medidas de la Ley de Despoblación.
 
Ayudas para la captación de talento en zonas afectadas
 
Un encuentro, en el que Jesús Alique ha trasladado que está abierto el plazo para la solicitud de ayudas para la captación de talento en zonas afectadas por el problema de la despoblación, aprobadas hace unas semanas por el Consejo de Gobierno.
 
En el transcurso de la reunión, el comisionado ha detallado que estas ayudas, reflejadas en la Ley de Medidas frente a la Despoblación, persiguen atraer a personas que residen en cualquier lugar y que quiera iniciar su actividad económica, o cualquier empresa que se instale en municipios en riesgo, en intensa y en extrema despoblación.
 
Para ello, contarán con tres tipos de ayudas como la destinada a la contratación indefinida de la que pueden beneficiarse empresas privadas que hagan contratos superiores a 36 meses y cuyas cuantías llegan hasta los 9.400 euros, aunque estas cuantías se ampliarán dependiendo del perfil del contratado: mujer, mayores de 50 años, personas con discapacidad, y titulados universitarios, entre otros.
 
Además, hay una segunda línea para favorecer el inicio de la actividad emprendedora en zonas afectadas por despoblación que incluye subvenciones para hacer frente a los gastos iniciales que se tienen por el desarrollo de la actividad emprendedora y que van desde los 3.600 euros hasta 4.200 euros.
 
 Y, finalmente, el Ejecutivo regional ha puesto en marcha una tercera línea: ‘el Bono Talento Rural’, que se compone de ayudas de hasta 4.000 euros y que está destinado a sufragar los gastos de traslado a zonas afectadas por despoblación durante un año, como mínimo.