domingo, 5 de febrero de 2023, 05:55

El valdepeñero Enrique Pedrero expondrá sus pinturas y esculturas desde el 2 de diciembre en el Museo Elisa Cendrero de Ciudad Real

|

Cartel para Ciudad Real. Doc2 copia



Comencé a trabajar sin haber cumplido los 12 años, para conocer las pinturas, la luz y el color, en el oficio de mi padre de pintor decorador. Aunque yo detestaba dicha especialidad, reconozco que me sirvió para conocer las técnicas, el color, las herramientas y los materiales, que no era poco. Sin embargo, todo mi afán era huir de la brocha gorda para centrarme con la fina. De hecho, ya desde muy joven comencé a dar mis primeros pasos en cuanto podía para restaurar imaginería, pintar murales y carteles, que fueron bastantes, así como realizar algunos cuadros paisajistas del entorno.


Pero fue después de cumplir el servicio militar a los 22 años, cuando más estuvo en mi mente dedicarme a las artes plásticas de lleno. A los 23 años, desde 1970 hasta 1974, realicé el curso de Pintor Decorador, obteniendo el título de sobresaliente.


Toda esta actividad se complementó con otros estudios teóricos-prácticos de Pintura Artística, para trabajadores iniciados en la pintura, celebradas en Madrid en 1973 y 1975 respectivamente, con la Obra Sindical de Educación y Descanso, que me introdujo en el mundo del arte, más la visita a varias ciudades como Florencia, Roma o París entre otras.


Ya a partir de 1970 me venían seleccionando en varios certámenes, como el Salón de Otoño de Ciudad Real durante cinco años consecutivos o en la provincia las exposiciones de Valdepeñas, Alcázar de San Juan, Puertollano, etc., y posteriormente durante varias décadas en las de carácter nacional e internacional, en una inmensidad de ciudades por todo el territorio, incluso en otros países.


Entre unas cosas y otras llega 1979 y me presento a las pruebas de la Universidad de Educación a Distancia en la UNED de Valdepeñas, tras mi interés por estudiar una carrera, aprobando mi ingreso para estudiar Derecho, aunque ya en Primero, observé que no me entusiasmaba tanto como el arte.


Fue a partir de 1985 y la creación de Facultad de Bellas Artes de Cuenca, cuando sentí la nuevamente la influencia de la Universidad, aprobando las pruebas comunes y específicas para estudiar la carrera y obteniendo el título de Licenciado en Bellas Artes en 1992 y posteriormente el Curso de Aptitud Pedagógica por la Universidad de Alicante en 1993, con nota sobresaliente. A partir de aquí me dediqué a la enseñanza en principio en Escuelas-Taller y Casas de Oficios primero, para después como profesor de Dibujo en Institutos y Escuelas de Arte y cumplimentando más conocimientos con varios cursos monográficos de arte, medios infográficos, cultura, o mi paso y mi ingreso en 1985 en la Asociación Española de Pintores y Escultores, durante 33 años, primero como asociado y posteriormente como delegado en la provincia de Ciudad Real.


Mas tarde comencé los estudios del doctorado, también en la Facultad de Bellas Artes de Cuenca, siendo investido en el año 2007 como doctor en Bellas Artes, con sobresaliente cum laude.


Desde el año 2016 pertenezco a las Asociaciones Española y Madrileña de Críticos de Arte.


También he publicado 3 ediciones de libros sobre arte e historia provincial y local.


Sintetizando en el campo de mi práctica artística, diré que habré pintado cerca de mil obras de arte en pintura y bastantes menos en escultura de distinto tamaño y técnica, también puedo afirmar que he sido seleccionado en 128 exposiciones de carácter nacional e internacional y realizado 25 exposiciones individuales en varias ciudades en nuestra piel de toro. Además, he obtenido una quincena de premios y galardones y mis obras se encuentran en varios puntos de la geografía nacional y del extranjero.


En cuanto a mi estilo o tendencia en la pintura, siempre ha sido mi afán por crearme un estilo propio, aunque mi paso por la facultad, me hizo conocer, aplicar y crear otros estilos. Sin embargo, mi tesón insisto, por crearme algo personal y original fue en aumento a través del tiempo y creo que lo he conseguido, en ello ha repercutido mi tenacidad por aplicar otras formas de representación más personales: luz, color, pinceladas, texturas, etc.


Espero que la muestra que presento en la capital, de arte bidimensional y tridimensional, sea del agrado de las personas que visiten este entrañable Museo Municipal Elisa Cendrero y sirva de colofón, comprensión y entendimiento de lo aquí expuesto.


Enrique Pedrero Muñoz, noviembre de 2022.