miércoles, 7 de diciembre de 2022, 17:01

Recordando mi libro de las tabernas

|

315937103 1523730524809879 8853792096129685161 n




Portada de la 2ª edición de mi libro-guía: "El vino de Valdepeñas en las tabernas de Madrid" (Valdepeñas, 2003. Colección: Ágora. Ed. Bodegas Arúspide), tomo, en el que incluí 52 tabernas históricas, centenarias y emblemáticas, entre otras: "Antonio Sánchez"-la más antigua de la Villa y Corte-, fundada en 1787 y a la que durante más de 60 años abasteció con sus vinos las bodegas de mi padre y mis tíos: "Bodegas de Matías Brotons y Hermanos", fundadas en 1920, en Valdepeñas por mi abuelo Joaquín Brotons Fenoll y que con los vinos que elaboraba mi padre, Francisco Brotons Gonzálvez tenían tertulia semanal las siguientes personalidades: Pío Baroja, Gregorio Marañón, Julio Camba, José María de Cossío, Juan Cristóbal, Juan Belmonte, Ignacio Zuloaga, Joaquín Sorolla, Vázquez Díaz y Antonio Díaz Cañabate, juez, abogado, escritor, colaborador del diario: "ABC" y autor del libro: "Historia de una taberna" (Madrid, 1947. Espasa-Calpe. Colección: Austral), en el que elogia los vinos que hacía mi papá, junto con el reputado doctor Marañón, que fue cliente de las bodegas de mi familia toda su vida, continuando, tras su muerte, su viuda doña Dolores Moya, cuyos sobres para enviarle las facturas redactaba el autor de este breve artículo en una vieja máquina de escribir: "Olivetti", que estaba en las oficinas de la empresa familiar, situadas en la calle: Virgen, 3, donde trabajé más de 25 años.


OTRAS TASCAS.


También incluí otra serie de tabernas cargadas de historia y leyendas como: La Bola-fundada en 1802-, Casa Alberto (1827), Carmencita (1788), Casa Labra (1860), Casa Paco (1870), El Comunista (1880), Casa Antonio (1890), Casa Sierra (1906), Los Gabrieles (1907), Bodegas Casas (1923) y El AS o la Casa de las Torrijas (1907).


De las 52 incluidas, actualmente no quedan más de una docena, que se conserven más o menos iguales que cuando yo las conocí y frecuenté muy a menudo, en 1970-73, mención aparte merece la de "Antonio Sánchez", que sigue igual que hace 3 siglos, salvo la cocina, los comedores y los baños, que, obligatoriamente, se han tenido que renovar, pero mantienen su decoración original: La caja fuerte, que sólo funciona con pesetas; la lámpara de gas, que iluminaba el local; el reloj centenario; el mostrador con el grifo de zinc; las cabezas de los toros-toros que mataron en su alternativa Antonio Sánchez y su maestro "Lagartijo"; el retrato a lápiz que el gran pintor vasco Zuloaga hizo a el padre de Antonio Sánchez Ugarte, que era nacido en Valdepeñas, donde tuvo una pequeña bodega hasta trasladarse a Madrid y abrir su famosa taberna, en la que compartieron el vino y la amistad la crema y nata de la intelectualidad, como he citado anteriormente.


Y donde igualmente, el artífice de está crónica también tomó muchos vinos con su amigo el gran poeta Pepe Hierro (Premio Cervantes) y la buena vate y entrañable mujer adelantada a su tiempo, Gloria Fuertes, que tenía un corazón tan grande como una tinaja de 600 arrobas (aproximadamente 10.000 litros).


SUGERENCIA.


Me permito aconsejarle-sugerirles-, si les gustan los locales repletos de historia, que la conozcan, dado que está situada en la calle: Mesón de Paredes, 13 y su ambiente los hará regresar al romanticismo de principios del siglo XIX, cuando el vino de Valdepeñas corría por los mostradores de todas las tabernas, mesones, figones, casas de comidas, posadas..., hasta el extremo de que, Mesoneros Romanos, cronista oficial de la :"Villa del Oso y el Madroño", en el siglo XIX escribió, en su libro: "Crónicas Matritenses: "El vino de Valdepeñas abastece a 810 tabernas madrileñas", que no son pocas, en mi opinión, en unos tiempos en los que los medios de transporte eran los carros y galeras tirados por mulas, caballos, burros... y conducidos por los arrieros, hasta 1860, que se puso en funcionamiento el famoso: "Tren del Vino", que, diariamente salía de la estación de ferrocarril de Valdepeñas arrastrando 25-30 vagones cargados de pellejos del dorado néctar del di-vino Baco valdepeñero, el afamado aloque o clarete cosechado y elaborado en la: "Ciudad del Vino", mi patria chica, mi ínsula báquica, mi Atenas, mi Alejandría, mi ciudad-isla....


www.joaquinbrotons.com