sábado, 3 de diciembre de 2022, 21:12

Amparo Motos: "Para hacer una buena cocina intentamos tener un buen producto y no maquillarlo"

|

SUCOT



Su principal objetivo es que su clientela esté a gusto y conseguir su confianza a la hora de llegar a su restaurante y sentarse a comer con las propuestas que salgan de su cocina. Es lo que buscan los responsables desde hace un año del Restaurante Sucot, un establecimiento con una ya larga trayectoria en Valdepeñas, referente de la hostelería de la provincia, pero que cambió de gerencia por jubilación de su anterior dueño y desde entonces son Antonio Moreno y Amparo Motos sus responsables. Ellos se encargan de dirigir una cocina de raíz manchega que le da protagonismo al producto, sin maquillarlo. Hablamos con ellos en esta entrevista.


¿Cuánto tiempo lleváis al frente del restaurante Sucot?


Llevamos un año.


¿Cuál es el balance?


Estamos contentos porque la gente repite. Les gusta la cocina y el cambio que le hemos dado. Estamos satisfechos. No tenemos balances anteriores porque llevamos un año pero vamos creciendo, que creo que es lo importante en un negocio porque que estemos igual un año que otro no tiene mucho sentido. Aunque sea poco, pero tienes que ver una evolución.


¿Qué filosofía seguís?


No somos gente rígida en ningún aspecto, somos laxos. Lo que busco es que la gente esté a gusto.  Que la gente se ría, que disfruten, si tenemos que decir dos tonterías, dentro de una seriedad, las decimos. Eso en sala. Pero en cocina hacemos lo mismo. Si esta semana no hay algún producto que tenemos en la carta, no nos complicamos, porque hemos visto que había otra cosa que estaba mejor y la hemos cogido. Y es lo que estoy buscando, que la gente se siente y pregunte qué tenemos, no ceñirnos a la carta. Mi intención es llegar a un momento en el que ni siquiera tengamos que dar la carta a la gente porque creemos que tenemos que intentar conseguir la confianza del cliente para que se siente, se relaje, el trato sea distendido y confíe en nosotros a la hora de sentarse a comer.


¿Qué tipo de cocina hacéis?


Hay dos tipos de cocina, la buena y la mala. ¿Qué hacemos nosotros? Para hacer una buena cocina nos basamos siempre en tener un buen producto, en no maquillarlo, en hacerle una elaboración que no maltrate las cualidades principales del producto. Hemos llegado a un momento en el que un plato tiene que tener tres cosas, no tiene que tener más. Consideramos que es buena cocina cuando no mezclamos mucho, cuando no intoxicamos mucho el plato. Sabores reconocidos siempre es lo importante. Entonces, hacemos una cocina de raíz manchega influenciada por otras comunidades.


Además, tenéis un menú que cambiais todos los días...


Cambiamos todos los días porque el mercado cambia todos los días. Si vamos a comprar o nos llega el proveedor y nos ofrece un tipo de producto eso es lo que ofrecemos, lo que hay cada día. Esa es la manera de tener un menú que no hemos subido desde que comenzamos porque nos ceñimos a las temporadas de los productos y a elaborar las cosas.


También contáis con una carta de raciones y tapas...


Nosotros no somos restaurante puro y duro. Si alguien quiere tomar una cerveza o un café, perfecto. Queremos que la gente venga, se sienta a gusto y si le apetecen unos huevos fritos, se los hacemos. Y si quieren siete tapas, pues siete tapas.


¿Cómo invitarías a la gente a que os conozca?


Que decidan un día por lo menos a tomarse una cerveza y prueben. Dentro de ahí, que opinen y si les gusta, que vuelvan. Si vienen, les vamos a tratar como si estuvieran en su casa. 


¿Dónde os pueden encontrar?


Estamos en Avenida Primero de Julio, 91 y en el teléfono 926 20 26 33.