sábado, 3 de diciembre de 2022, 19:48

Carrizosa y comarca se volcaron en el regreso de la Tornaboda de Basilio y Quiteria, y en los actos celebrados durante todo el día

|

Tornaboda en la portada del Pajar




Había ganas de que volviera la Tornaboda de Basilio y Quiteria a Carrizosa (Ciudad Real), y la respuesta fue estupenda el pasado sábado 15 de octubre, después de varios años en que no pudo celebrarse por la pandemia. Cientos de persona de la población, comarca y provincia se sumaron a los actos organizados todo el día por el Ayuntamiento de Carrizosa, a través de la Universidad Popular (UP) y de su concejalía de Cultura, y en colaboración con varias asociaciones de la localidad.


Se da la circunstancia de que el alcalde Pedro Antonio Palomo oficiaba también ayer, casualmente, una boda por la tarde, y manifestaba a los medios, a la hora del almuerzo “su gran alegría por volver a celebrar todos los actos de nuestra Tornaboda, en la que prácticamente todo el pueblo se ha volcado, y ya hay cientos de personas de la población de Carrizosa y muchos de la comarca y provincia, ahora estamos con las migas con sus uvas, ponche y refrigerio, y esta tarde esperamos cientos de persona también en definitiva celebrando un día de boda y fiesta”.


Don Quijote de la Mancha y su fiel escudero Sancho Panza, junto a Cervantes, llegaron poco antes de almuerzo a la plaza Mayor para asistir a los actos previos a la Tornaboda de Basilio y Quiteria, donde se escenificó una breve pieza teatral y fue recibido con jotas manchegas en su honor, a cargo de las alumnas del curso de Folclore de la UP, entre ellas la jota de la vendimia, muy apropiada para dar fin a la cosecha.


Previamente, desde el mediodía, se abrió el Mercadillo Cervantino y artesano en la misma Plaza Mayor, donde las asociaciones ofrecían sus productos y viandas a los asistentes, y se rifaron tres jamones. Las Asociaciones de Carrizosa que participaron fueron: Hermandad de San Isidro, Asociación de Mujeres, AFAMMER, AMPA, La Gruta Teatro, Hermandad de San Antón y San Cristóbal, Hermandad de la Virgen del Salido y Protección Civil.


Esta iniciativa cultural se basa en la novela universal de Miguel de Cervantes, y se enmarca en el programa cultural comarcal “Campo de Montiel Abierto”, con el que cada año, desde la Plataforma Campo de Montiel Origen del Quijote, se busca poner en valor los 23 pueblos de la comarca.


A partir de las 17:30 llegó la calesa de Basilio y Quiteria y su alegre comitiva cantando, y los vecinos, como es costumbre, bajaron hasta el corral de Anastasio “Pajar de Puchero” cantando jotas. En este corral, ya descansados, aparecieron de nuevo Don Quijote y Sancho, y Cervantes, para compartir la Tornaboda, que dirigió Jesús García, donde se encuadra el capítulo del Quijote, y como celebración del evento.


Los cómicos de la Legua representaron, en torno a las 18 horas, dos entremeses, “La generosa paliza” de Lope de Rueda y “Los habladores” de Cervantes, a cargo del grupo de teatro Almenia, mientras que la música y bailes corrieron a cargo de la Asociación Folclórica Cruz de Santiago de Villanueva de los Infantes.


Como es tradición, la tornaboda acabó con una invitación final, por parte de los novios, a chocolate y dulces típicos manchegos, y bailes propios de la época. También hubo rifa de las Alforjas de Sancho. Después, al anochecer, el ambiente festivo siguió en la Plaza Mayor, y a la medianoche hubo disco móvil con Dj.