sábado, 3 de diciembre de 2022, 20:42

El Gobierno de Castilla-La Mancha y la Iglesia católica acuerdan intervenir en tres bienes del patrimonio cultural de la región

|

P1gf39l8g7aer113r1avf19pk78t4



El patrimonio cultural de la región experimentará una mejora notable en tres de sus bienes tras la subvención concedida por el Gobierno de Castilla-La Mancha a la Iglesia católica por una cuantía total de 403.539 euros.

 
Un acuerdo del Consejo de Gobierno del que ha dado cuenta la consejera de Igualdad y portavoz, Blanca Fernández, quien ha afirmado que de este modo “se da continuidad a la financiación de intervenciones en bienes del patrimonio cultural castellanomanchego pertenecientes a la Iglesia católica de nuestra región”, cumpliendo así lo establecido en la Comisión Mixta formada por ambas partes y reunida el pasado 22 de julio.
 
“Estamos hablando de edificios de un altísimo valor patrimonial, de retablos, de ermitas o de iglesias. Por tanto, tenemos que estar permanentemente en colaboración y en complicidad con la Iglesia porque es quien tiene más edificios de estas características”, ha afirmado Blanca Fernández.
 
La consejera ha detallado que las tres actuaciones a financiar consisten en la rehabilitación de la Iglesia Parroquial de San Pedro de Codes, en Maranchón (Guadalajara), con una aportación de 212.475 euros, cifra que supone el 70 por ciento del total; la restauración del retablo mayor de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, en Nombela (Toledo), en este caso con el total del coste, que asciende a 131.791 euros; y, por último, la restauración de los retablos laterales de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de los Olmos, en Torre de Juan Abad (Ciudad Real), con una ayuda de 59.290 euros y que, como en el caso anterior, cubre la ejecución total de la actuación.
 
Sobre el primero de los casos, Blanca Fernández ha advertido que “urge actuar” en la iglesia de San Pedro de Codes debido a los graves daños estructurales y de cimentación que padece “antes de que sea demasiado tarde”, pues se trata del edificio más representativo de la localidad de Maranchón.
 
En cuanto a la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora de Nombela, Blanca Fernández ha recordado que está en vías de ser declarada como Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de monumento, tras publicarle en mayo en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha el inicio del expediente.
 
En este sentido, la portavoz del Ejecutivo regional ha explicado que la declaración de este monumento como BIC es la primera parte de un conjunto de actuaciones a desarrollar en el inmueble y que culminarán ahora con la conservación del retablo mayor de la iglesia, gracias a la inversión antes mencionada.
 
Y, finalmente, respecto a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de los Olmos de Torre de Juan Abad, Blanca Fernández ha destacado que fue construida en el siglo XVI pero que, inicialmente, se construyó sobre una edificación originaria del siglo XIII. Consta de una nave central y crucero cubierto por una cúpula, todo de estilo renacentista, que dan a su aspecto exterior la imagen de templofortaleza “donde ya hemos intervenido”, según ha detallado la consejera.
 
Y en este caso, se trata de recuperar los retablos laterales realizados por Francisco Cano en 1598. Además, la iglesia cuenta “con un órgano histórico de 1763, el otro gran atractivo que se considera uno de los tres más antiguos de la Península Ibérica y conocido mundialmente por su ciclo anual de conciertos”, tal y como ha subrayado Blanca Fernández.
 
En conclusión, ha dicho la consejera, estas actuaciones “tienen mucho que ver con la apuesta que el Gobierno de Castilla-La Mancha hace permanentemente por incentivar el turismo, a través de la rehabilitación de nuestro patrimonio, y que tan magníficos datos turísticos nos está dando en los últimos tiempos, a pesar de las circunstancias tan difíciles de la legislatura”.