martes, 29 de noviembre de 2022, 21:51

Jesús Martín muestra su satisfacción y agradece la declaración del Cerro de las Cabezas como Parque Arqueológico

|

VISITA CERRO CABEZAS




El alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, se ha felicitado hoy y agradecido al Gobierno regional que el conjunto arqueológico Cerro de las Cabezas de Valdepeñas haya sido declarado este martes Parque Arqueológico por el Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha, siendo el séptimo de la región.


El regidor municipal ha destacado que la calificación de Parque Arqueológico “le da la posibilidad a Valdepeñas, que es tanto como decir al parque arqueológico, de tener acceso a subvenciones patrimoniales, de las que hasta ahora no teníamos acceso, por la sencilla y única razón de que no teníamos la calificación de Parque Arqueológico, que es la máxima certificación que puede tener un yacimiento dada su semblanza o singularidad”.


En este sentido Martín ha añadido que esta declaración también permitirá incorporar al yacimiento de Valdepeñas al catálogo patrimonial del país, ya que en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, en el que están todos los parques arqueológicos, actualmente el de Valdepeñas no figura. Del mismo modo señalaba que esta catalogación va a posibilitar que Fomento señalice el parque arqueológico en la A-4, lo que supone un importante revulsivo de cara a un turismo potencial, dado el volumen de tráfico que circula por la autovía del Sur.


El alcalde ha añadido que la UNESCO está trabajando el catálogo de Ciudades del Mundo Antiguo, un catálogo que podrá, a partir de ahora, incluir el yacimiento íbero Cerro de las Cabezas tras recibir la declaración de parque arqueológico.


Además, el yacimiento recibirá, el próximo 21 de octubre, la Medalla al Mérito Cultural con el Premio a la Conservación y Difusión del Patrimonio de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Un referente en la región


Hay que señalar que el Cerro de las Cabezas es uno de los mejores puntos de referencia de la cultura íbera al tratarse de una de las pocas ciudades íberas conservadas íntegramente. Además, destaca por la monumentalidad de sus sistemas defensivos y la buena conservación general que presentan sus estructuras.


Presenta una secuencia cronológica que abarca desde el siglo VII a. de C. hasta el siglo III a. de C. y es un punto de referencia en la cultura ibérica, por la monumentalidad de sus sistemas defensivos, la excelente conservación de sus restos y por ser una de las pocas ciudades ibéricas conservadas en su integridad en la Península, que además cuenta con su propio Centro de Interpretación. Fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Zona Arqueológica el 21 de abril de 1998.


Este yacimiento es un referente dentro de la arqueología del mundo ibérico peninsular, y es, en la actualidad, el espacio que está aportando todos los datos sobre urbanismo y sistemas defensivos de los siglos V-III a.C.


Como restos más destacados, se encuentran dos santuarios, uno de entrada, de clara influencia del mundo fenicio y púnico, y otro de connotaciones indoeuropeas; varios almacenes comunitarios, hornos de pan y alfareros; y un sistema defensivo con una extensión de 1.600 metros lineales, torres y bastiones cada 35 metros.


Está situado junto al río Jabalón dentro del término municipal de Valdepeñas, a tres kilómetros de distancia de su casco urbano. El yacimiento se ubica en un cerro de 805 metros de altura y posee una extensión aproximada de 140.000 metros cuadrados.