miércoles, 5 de octubre de 2022, 14:14

Victoria del Viña Albali Valdepeñas tras una vibrante remontada final ante Aspil Jumpers Ribera Navarra

|

ACP 8564




El Viña Albali Valdepeñas estrenó su casillero de victorias después de imponerse a Ribera Navarra por 6-4 en un partido muy disputado y de alto voltaje, no apto para cardíacos. Los cinco últimos minutos fueron de infarto en un Virgen de la Cabeza que, posiblemente, batió el récord de decibelios cerca de las once de la noche. Y es que Joao Miguel ponía el 3-2 a cinco minutos del final. Un minuto después, Terru empataba la contienda y Anás enmudecía el pabellón con el 3-4 a un minuto del final. Sin embargo, por fe, por coraje, por agallas o, simplemente, por eso de que “Valdepeñas nunca se rinde”, levantó la rodilla el equipo de David Ramos para venir abajo un pabellón que volvió a responder como siempre. Lolo ponía el 5-4. Lazarevic se sacó un misil para poner el 5-4, y Bynho, por pura fe, ponía el 6-4 sobre la bocina. Ver para creer.


Se impuso a las adversidades


No era la mejor semana de David Ramos. Afectados por el virus FIFA, el técnico madrileño apenas contó con siete jugadores para entrenar. Para colmo, todos entrenaron tan solo un día, mientras que Matheus Preá, Rafael Rato, Lemine y Claudino, fueron duda hasta última hora por diversas molestias.


Se impuso el Viña Albali a las circunstancias y a un Aspil Ribera que llegaba con la impronta de Diego Ríos.


A los pocos minutos de comenzar el partido, una buena contra de Nano pudo convertirse en el primero del partido, pero la mala conexión con Solano y el lanzamiento de Batería al larguero, terminaron por evitarlo.


Justo en el ecuador de la primera mitad, Bruno Petry tuvo la más clara para el cuadro navarro. Fue en una mala entrega de Batería que aprovechó el brasileño para pegarla a bocajarro y obligar a Edu a hacer la primera gran parada de la noche. Porque la segunda llegó un minuto después con un zurdazo de Terry que obligó a volar a Edu para evitar el tanto.


Era tan intenso el partido que Ribera se puso con cinco faltas a ocho minutos del final. En una jugada a balón parado tuvo el equipo de Diego Ríos el primero, pero Edu, en dos ocasiones, salvó los disparos de Bruno Petry de Joao Miguel. También se puso con otras cinco faltas el equipo de David Ramos cuando faltaban siete minutos, pero los goles no llegaban.


Fue tras el tiempo muerto solicitado por Ramos cuando se abrió el marcador. Boyis sirvió desde la esquina para Lazarevic. El serbio controló, orientó, despachó a sus compañeros con las manos, trazó esa diagonal perfecta para ver el momento preciso de sacarse el misil para batir a Marcao y subir el primero al marcador. Golazo de Lazarevic.


Ya en la recta final del primer tiempo, Nano tuvo el segundo en sus botas, pero su lanzamiento fuerte y raso lo despejó con apuros Marcao. En el rechace, Solano, que no se lo esperaba, la mandó fuera sin querer. Sin embargo, fue Batería, al borde del descanso, el que ponía el 2-0 tras convertir un lanzamiento de diez metros.


Segundo tiempo de infarto


Arrancó el segundo tiempo con Edu Sousa levantando al respetable de su asiento. Y es que el portero del Viña Albali le adivinó la intención en un fuerte disparo de Terry y despejó por partida doble los disparos de Joao Miguel casi en línea de gol. Quizá, una de las mejores paradas de la jornada.


Acto seguido, de nuevo Edu, se estiró con todo para despejar dos tiros peligrosísimos de Pintinho y David. Despertó el Viña Albali y lo hizo por medio de Lolo tras vestirse de pívot. El cordobés recibió en largo, controló con el pecho y la pegó a bote pronto, pero la cruceta escupió el balón fuera.


Se metió Ribera Navarra en el partido justo antes del ecuador de la segunda mitad cuando Carlos Bartolomé puso el 2-1 en el marcador tras finalizar de manera magistral una jugada a balón parado. Reaccionó perfectamente el equipo vinatero cuando, dos minutos después, Batería firmaba su doblete y ponía el 3-1. Fue con un disparo raso dentro del área para batir a Marcao.

Final de infarto


A cinco minutos del final, la pizarra de Diego Ríos salió a relucir y Joao Miguel ponía la emoción en el marcador tras batir a Edu en una buena jugada de estrategia a pase de Terry. Y fue el mismo Terry, un minuto después, el que se sacó una gran jugada para meterse hasta la cocina y cruzar el balón a Edu para poner el 3-3.


Con el partido totalmente abierto, David Ramos se la jugó de cinco a minuto y medio para finalizar el encuentro. Le salió mal la jugada, de primeras, ya que tras finalizar una jugada Batería, Marcao sacó rápido desde su portería a puerta vacía y Anás acarició la bola para poner el 3-4 y enmudecer al pabellón. En medio del disgusto, el Viña Albali siguió intentándolo y Lolo se sacó un zapatazo en una gran combinación para poner el empate a cuatro. Segundos después, sin apenas parpadear, Lazarevic se sacó un obús con la zurda para poner en pie el pabellón y poner el 5-4. Y ya sobre la bocina, Bynho robó desde su casa para poner el definitivo 6-4 y dar al pabellón una gran sonrisa.


Victoria importante del Viña Albali Valdepeñas que estrena su casillero de victorias en un partidazo de infarto.