miércoles, 5 de octubre de 2022, 14:44

Anécdotas sobre la devoción a la Virgen de Consolación en los testamentos y enterramientos efectuados en la ermita

|

IMG 20220830 223155



"Dedicado a la Patrona Virgen de Consolación, que seas consuelo y comprensión para aquellos que viven sus dificultades y cruces en esta vida"


Con motivo de las fiestas del vino dedicadas a Ntra Patrona la Virgen de Consolación, he acercado en este segundo año unos datos inéditos para el conocimiento de la devoción que los Valdepeñeros han profesado a lo largo de la historia hacia ella, en el que inserto algunos datos buscados principalmente en el archivo parroquial que nos acerca a esa realidad, en este caso del siglo de la Ilustración y que sin duda estos datos formará parte del archivo de la Hermandad que lleva su bellísimo nombre que como regalo desde el eco lo público.


 Para comenzar este trabajo empezaremos que la devoción de la Virgen de Consolación como patrona de la villa de Valdepeñas parece ser que no es muy antiguo, pues oficialmente la eligen como tal a partir del siglo XVIII. Aunque ya en el siglo XV el fervor a Ntra Sra de Aberturas era evidente entre los Valdepeñeros, debemos de indicar que en ese siglo y hasta el XVII, el patrón de Valdepeñas fue San Lorenzo,demostrado en la abertura del brazo del lado del evangelio de la iglesia de Ntra Sra de la Asunción con un magnífico retablo y altar propio dedicado a este Santo, visto en los capiteles de la cabecera plana de dicho brazo donde se muestra como símbolo de martirio unas parrillas. Dicho brazo se abriría en torno a 1519 y finalizado en 1567, el cual se amplía dicha nave con otra nueva crujía y bóveda de cerramiento.


El patrón San Lorenzo es abogado y protector de enfermedades y quizás es posible que los Valdepeñeros la tomaran como tal a raíz de una epidemia que azotaría la villa anteriormente, siendo presumiblemente la peste negra que haría diezmar la población europea del siglo XIV. Un documento del siglo XVII nos indica dicha afirmación(1).


Con la creación de la cofradía de Ntra Sra de Consolación el 2 de septiembre de 1719 y por obtener Valdepeñas la dehesa de Aberturas, la coronan patrona del municipio, debido a que la devoción a la virgen gestada ya siglos antes fue eclipsando paulatinamente a la de San Lorenzo, quedando como vestigio la mencionada nave que lleva su nombre en la iglesia de la Asunción. Por ello que dedicado a ella se anotasen en los bautismos nombres femeninos de Consolación o se hiciesen donaciones y testamentos que enriquecería el ajuar de la virgen de Consolación.

Para este estudio me he basado básicamente en dos fuentes, el archivo parroquial y el archivo municipal.


Testamentos y mandas religiosas a Ntra Sra de Consolación.


Aquí mostraremos las mandas religiosas que se llevaron a cabo hacia Ntra Sra de Consolación.


Comenzamos por D. Gerónimo Díaz de la Fuente, quién fue enterrado el 26 de julio de 1735, dejando 30 misas rezadas y con motivo de hallarse en la parroquia de la Asunción la imagen de la virgen, le ofrece unos candelabros y limosna para el mantenimiento de la misma(2).


Otro fue un presbítero recayendo en Gerónimo Gutiérrez, enterrado el 11 de Noviembre de 1713, dejando una memoria de 600 misas rezadas y otorgó 100 ducados entre otras mandas a Ntra Sra de Consolación(3).


Otra promesa hacia nuestra patrona lo hizo Josefa Valiente el 6 de Agosto de 1763, la cual dejó 80 misas rezadas, y mandando varias misas en honor a la Virgen(4).


Ana María Barreda por su parte el 2 de octubre de 1768 manda 300 misas rezadas con carga de cebada a la imagen de Ntro Cristo del Consuelo de la villa de Torrenueva y cera a Ntra Sra de Consolación para la iluminación de su imagen(5). Otra mujer, Dña María Churruchaga el 15 de septiembre de 1778 dejó 1500 misas y varios reales a Ntra Sra del Buensuceso como a Ntra Sra de Consolación para su culto y decencia(6). 


Por último tenemos datos de un presbítero que es D. Antonio Vasco Muñoz, fallecido el 27 de agosto de 1758 siendo enterrado debajo del coro, dejando 200 misas rezadas y diferentes ornamentos para celebrar el Santo Sacrificio de la Santa Misa, siendo cuatro casullas, dos albas, dos misales nuevos, Autos y corporales, Purificadores y un cáliz de plata, hallándose todo en unos cajones de la sacristía de la parroquia y que se trasladen los mismos a la ermita de Ntra Sra de Consolación en Aberturas(7). 


En un documento del archivo municipal, vemos un escrito de Alfonso de Castro y Megia notario de la villa, en el que indica que D. Juan Antonio Gijón y Muñoz y D. Pedro Muñoz de la Fuente, cada uno dejaron 3100 reales para el mantenimiento de la imagen de Ntra Sra de Consolación, con voluntad de pago en testamento con fecha de 1 de diciembre de 1720(8).


Sepultados en la ermita santuario Ntra Sra de Consolación en Aberturas.


Como sabemos entre los siglos XV al XVIII, las gentes de Valdepeñas solían enterrarse en lugares sacros, es decir, generalmente en la iglesia de Ntra Sra de la Asunción, siendo pagado las sepulturas en mayor cuantía si estaban más cercano del altar mayor.


Sin embargo también observamos otros lugares donde asimismo se sepultaban ciertas personas siendo en segundo orden en el convento trinitario (mayormente cofrades de Ntro Padre Jesús), en tercer lugar en la ermita de la Veracruz, seguido de en la ermita de Ntra Sra de la Cabeza ( pobres de solemnidad), en la ermita de Consolación, del que trataremos y la ermita de San Andrés posteriormente Santo Cristo de la Misericordia.


Vemos en primer lugar a Catalina de loaysa, quien fue sepultada en la ermita Ntra Sra de Consolación el 22 de septiembre de 1712, natural de la villa de Daimiel, residente en al venta contigua al santuario, siendo viuda de Juan Díaz Félix, siendo pobre, por lo que decidió su sepultura en dicho lugar(9).


Más adelante el 8 de septiembre de 1716 sucede un evento triste para unos padres. Con motivo de la celebración anual de la Patrona, se enterraron a dos criaturas nada más nacer del matrimonio de José Sierra, natural de la villa de Manzanares y de María Martínez, dándose sepultura en la ermita(10).


El 2 de septiembre de 1765 fallece un hombre en la Venta de Aberturas, decidiéndose su sepultura en la ermita contigua por ser pobre, su nombre correspondía a un tal Pedro Freron, natural de Baeza(11).


El último del que tenemos noticias fue Antonio Alfares, pobre de solemnidad el 8 de septiembre, recibiendo sepultura en el santuario de un hueco de tierra gratuito(12).


Como vemos a modo de conclusión, que los datos aportados por el archivo parroquial son importantes para poder bosquejar la devoción de los Valdepeñeros para su patrona, archivo que no solo sirve para este fin, sino que en ella se puede estudiar desde diferentes ángulos la sociedad valdepeñera tal y como varios especialistas en la materia llevan indicándolo, y que la labor de la iglesia que durante años ha sido archivar documentación personal y de algunas anécdotas en estos cuatro siglos en el que lleva funcionando sea  dado a la luz desde las tinieblas de polvo y humedad para acercar esa información que sin duda enriquece la historia de cualquier municipio.


Fotografías:


1) Efigie actual Virgen de Consolación.

2) Ermita de las Aberturas, cuadro expuesto en el Museo de los Molinos.

3) Página en donde se ve el nombre del fallecimiento del presbítero D. Antonio Vasco y Muñoz


Notas:


(1). Fundación de Valdepeñas, Felipe Mexia de Valdivieso, capítulo 18, folio 14 bis.




(2). Archivo Parroquial de La Asunción Valdepeñas (APAV). Libro de difuntos n°3, folio 95. Family Search.




(3). (APAV). Libro de difuntos n°1 folio 451.




(4). Idem, Libro de difuntos n°4, folio 167 y 167 bis.




(5). Idem, Libro de difuntos n°5, folio 30 bis.




(6). Idem, Libro de difuntos n°5, folio 264.



(7). Idem, Libro de difuntos n°4, folio 28 bis.




(8). Archivo Municipal de Valdepeñas, (AMV). Fondo Vasco Caja 4.




(9). (APAV), Libro de difuntos n°1, folio 447.




(10). (APAV). Libro de difuntos n°2, folio 10.




(11). (APAV). Libro de difuntos n°5, folio 6.




(12). (APAV) Libro de difuntos n°5, folio 148.


IMG 20220830 223138

IMG 20220830 223112