miércoles, 17 de agosto de 2022, 03:47

|

El Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III estima que durante el mes de julio fallecieron 22 habitantes de la provincia por las altas temperaturas, el doble que en julio de 2021

El pasado julio ha sido en la provincia de Ciudad Real uno de los meses más calurosos de los últimos años, tan solo superado por los meses del verano de 2015, con una temperatura media que rozó los treinta grados, casi cuatro más que la media de un mes de julio.

La media de las máximas superó en la capital los 37 grados y durante 18 noches las mínimas no bajaron de los veinte grados.

Este panorama con las dos olas de calor que protagonizaron el mes de julio ha duplicado el exceso de mortalidad atribuible a las altas temperaturas en Ciudad Real, según recoge el Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III.

El sistema MoMo estima que durante el mes de julio fallecieron 22 habitantes de la provincia por las altas temperaturas, el doble que en julio de 2021. La mitad de estos fallecimientos se habría registrado durante la semana del 18 al 24 de julio, en plena ola de calor. Otras cinco muertes se habrían registrado en la semana previa del 11 al 17, y seis del 25 al 31 de julio.

En 2021 el mes en el que más muertes se atribuyeron a las altas temperaturas fue agosto con 11.

Según los criterios y estadísticas que analiza el sistema MoMo, en la provincia de Ciudad Real se estimaba para julio la muerte de 411. Sin embargo se registraron 585, lo que supone un exceso de 174, atribuibles, además de a las altas temperaturas, al covid, entre otras causas.