viernes, 12 de agosto de 2022, 04:36

Carmen Araque: "Me ha sorprendido que no haya venido ningún niño saharaui a Valdepeñas este verano"

|

IMG 20220725 WA0003



Después de dos años sin poderlo llevar a cabo debido a la pandemia, el programa Vacaciones en Paz ha vuelto a llenarse de vida este verano. Con la vida de los 33 menores saharauis que han venido a la provincia de Ciudad Real para pasar los meses estivales, aunque finalmente se vaya a quedar en sólo un mes en esta ocasión. 110 son los niños y niñas que han llegado a Castilla-La Mancha. Pero llama la atención que no haya llegado ninguno a Valdepeñas, una localidad que en los 25 años de historia de Hausa siempre había contado con familias adheridas al programa. De todo ello hablamos con Carmen Araque, presidenta de Hausa.


Supongo que estáis contentos por haber podido retomar el programa Vacaciones en Paz...


Muy contentos porque hacía dos años que no venían los niños y se nota mucho porque los dos meses de verano que pasan aquí están mejor alimentados, tienen sus medicinas, van al médico y lo pasan diferente.


¿Se ha notado estos dos años que no han venido?


Se ha notado mucho. Además, las fronteras han estado cerradas por lo que no podíamos mandarles nada. Sólo se podían hacer compras en tiendas allí con pagos on line. En los campamentos ha habido mucha escasez estos dos años.


¿Cuántos niños han venido este año?


Solamente han venido 33 en la provincia de Ciudad Real. En la comarca hay niños en San Carlos del Valle, La Solana, Moral de Calatrava, Torrenueva, Pozo de la Serna, Infantes, Calzada de Calatrava y Almuradiel. A Castilla-La Mancha han llegado 110. Son pocos. Este año ha sido muy accidentado el programa de Vacaciones en Paz porque nos pedían más documentación, certificados y no sabíamos algunas veces ni adónde dirigirnos para hacerlo. No sé si ha sido por política, pero van a estar un mes menos. Además, nos decían que venían un día y los vuelos se retrasaban... 


A Valdepeñas no ha llegado ningún niño. ¿Por qué crees que ha sido?


Puede que haya sido por poca información por nuestra parte porque no sabíamos si iban a poder venir o no por la evolución de la pandemia, se juntó un cúmulo de cosas... Pero la verdad es que me ha sorprendido que no haya venido ningún niño porque es un pueblo que siempre ha tenido bastantes niños. En los 25 años que llevamos con Hausa nunca habían faltado. Solían venir cuatro, seis, ocho... 


Una vez en España, ¿qué servicios reciben los niños?


Lo primero es ir al médico, que les hace una revisión física completa para poder solventar cualquier problema si lo hay. Y vienen para pasar un tiempo lo más agradable posible disfrutando de todas las comodidades que hay en España.


¿Cuál es el objetivo de este programa?


Lo más importante es crear un vínculo con ellos para mandarles ayuda a los campamentos y que la gente se implique con el problema del Sáhara occidental. Tenemos que exigir a las autoridades que lo que hay acordado con la ONU se lleve a cabo. Es un referéndum lo que se pide. No es por la fuerza, es mediante la paz. España está incumpliendo todo y la comunidad internacional tampoco hace nada.


Supongo que a los niños se les cogerá cariño en verano y se les echa de menos el resto del año...


Se les coge mucho cariño y claro que se les echa de menos. Tienes un vínculo para toda la vida. Hace 25 años que empezamos con Hausa y tenemos una relación tremenda con todos ellos. Forman parte ya de nuestra familia. Sabemos cómo están, nos preguntamos por las familias mutuamente, y traerlos nos da otra visión del mundo porque hay en muchos sitios donde lo pasan mal y deberíamos abogar por solucionar todo lo que el hombre pueda solucionar. Se lo debemos a los demás.


En los 25 años que llevas con Hausa, ¿cuántos niños has traído a tu casa?


Cinco niños. Ahora mismo tengo uno en casa, Abderramán, de ocho años. Estuvo en la Casa de Enfermos que tenemos, lo operaron del corazón y cuando me enteré que estaba en la lista, me lo quise traer. Se pasa el verano con mis nietos de ocho y cinco años, jugando, riñendo, haciendo cosas de niños...