viernes, 12 de agosto de 2022, 05:30

Cooperativas Agro-alimentarias espera una cosecha del melón y la sandía inferior al último año, pero de excelente calidad

|

Reuniu00f3n de la Sectorial del Melu00f3n y la Sandu00eda de Cooperativas Agro alimentarias de CLM



Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha estima que la campaña del melón y la sandía en la región será algo inferior a la del último año debido a la reducción de la superficie sembrada y a las condiciones climatológicas adversas que se han dado durante los primeros siete meses del año.

 

Así lo han constatado los miembros de la Sectorial del Melón y la Sandía de Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha, que se han reunido este jueves en su sede de Alcázar de San Juan para analizar la situación actual del sector y los aspectos más importantes de la recién estrenada campaña.

 

En lo que llevamos de año, a nivel nacional, la campaña de melón y sandía se ha caracterizado por una reducción de la superficie sembrada que, junto con las condiciones climatológicas menos favorables en las regiones productoras más tempranas, haga estimar que la cosecha sea inferior a la del pasado año.

 

El portavoz de la Sectorial del Melón y la Sandía, José Ángel Serrano, ha indicado que, en Castilla-La Mancha, la superficie sembrada se ha reducido en torno a un 10%, pasando de las 8.829 hectáreas del 2021 a las 7.990 de este año, según datos declarados por los productores en la PAC y facilitados por la Consejería de Agricultura.

Pese a esta merma en la cantidad, los productores han asegurado que la calidad del producto que se ya está cosechando en Castilla-La Mancha es de excelente calidad.

 

Además, desde la sectorial se continúa haciendo hincapié para que las cooperativas continúen apostando por avanzar en la planificación temporal de las siembras y la diversificación de las variedades, de forma que se pueda mitigar el principal problema de excesiva estacionalidad.


En lo que respecta a la comercialización, la Sectorial del Melón y la Sandía ha reconocido que la reducción y retraso de la oferta en otras zonas productoras del país, sumado a una situación inflacionista que sufre toda la Unión Europa, ha provocado un encarecimiento puntual de los precios, aunque niegan que el melón y la sandía se hayan convertido en un “artículo de lujo”, como se ha dado a entender en la propaganda publicada las últimas semanas.