viernes, 12 de agosto de 2022, 05:36

Calatrava La Vieja se llena de espectadores gracias a la Asociación El Canto Blanco

|

IMG 20220706 WA0002




El pasado fin de semana, durante los dias 1 y 2 de julio, tuvo lugar una nueva edición de “La Noche de Leyenda” en el yacimiento arqueológico de Calatrava la Vieja, a cargo de la asociación cultural El Canto Blanco.


Después de dos años en suspenso por culpa de la pandemia, los miembros de la asociación ofrecieron una nueva representación teatral inspirada en un episodio de la dilatada historia de Qalat Rabah.


En esta ocasión presentaron un relato épico, escrito y dirigido por ellos mismos, que narra

la toma del enclave por el rey Alfonso VIII, el noble, cuando dirigió, en el verano de 1212, la campaña que culminaría en la batalla de las Navas de Tolosa y que, a la postre, significó el final de la presencia musulmana en Qalat Rabah y también, el final del esforzado caudillo andalusí que la defendía, Abul Hegiag Ibn Cadis (Abén Canes), cuyo nombre figura en el callejero de Ciudad Real.


Quizás el nombre de esa calle de la capital sea de las pocas reseñas que la figura del arráez dejó a la posteridad, pues las crónicas cuentan bien poco acerca de él, salvo que después de dos dias de heroica resistencia en la fortaleza, viendo que no recibiría refuerzos y sitiado por el enorme ejercito cruzado, rindió Qalat Rabah al rey castellano para salvar la vida de sus defensores y, no satisfecho, se dirigió luego a dar cuentas al campamento del Califa almohade, Al Nasir, el Miramamolín, aún a sabiendas de que le aguardaba la muerte por aceptar la capitulación.


La gallarda y valiente actitud del andalusí fué motivo más que suficiente para que los, también muy aguerridos miembros de la asociación cultural El canto Blanco, se pusieran a trabajar y, después de analizados los hechos históricos y establecidos los límites de la ficción, recreasen al héroe y su hazaña en seis representaciones que tuvieron lugar desde el atardecer hasta la madrugada, y que han congregado a más de 480 personas. Entre los asistentes, cómo no, el alcalde del Carrión de Calatrava, Dionisio Moreno Antequera, que al frente de su corporación e invitados de otras instituciones echaron una mano, como pudieron, en la defensa de la alcazaba.


La actividad de esta asociación, que pronto cumplirá diez años, siempre ha estado comprometida con la apreciación y puesta en valor del yacimiento arqueológico de Calatrava la Vieja. Conscientes de su importancia histórica y arqueológica, sus miembros comparten con el ayuntamiento de Carrión la determinación de que algún dia vuelva a ser el enclave más importante de la marca media o al menos, el más visitado, especialmente en la bruja noche del solsticio de verano que, en este año, no ha podido acoger las representaciones debido a que las circunstancias personales de algunos de sus integrantes han obligado a posponerlas al caluroso mes de julio.


Todos prometen solemnemente que nunca más volverán a faltar, porque saben que es en la noche de las hogueras cuando se abren los portales del tiempo y Calatrava se envuelve en una suerte de magia antigua y reveladora.


Mientras tanto, hasta que llegue otra “Noche de Leyenda”, estos animosos aficionados al teatro, amantes de su patrimonio cultural y de su entorno, tratan de perdurar como las piedras de aquellos muros que un dia fueron acariciadas por las aguas del Guadiana y luchan por preservar su propia esencia en el devenir del tiempo. Con afán integrador, animan a los más jóvenes del pueblo a que les sigan, y ya preparan las jornadas medievales del mes de octubre en las que Calatrava volverá a cobrar vida.