miércoles, 10 de agosto de 2022, 01:25

Celebrado el acto de homenaje al Subinspector de Policía Primitivo Campos, por su pase a segunda actividad

|

FOTO 1



Recientemente, más de medio centenar de personas han acompañado al subinspector del Cuerpo Nacional de Policía, Primitivo Arcadio Campos Ruiz (Valdepeñas, 1966), tras su pase a segunda actividad (prejubilado), a petición propia, una vez cumplidas la edad que se establece en el artículo 69.


Sus inquietudes y vocación de servicio a España y a sus ciudadanos, lo llevó pronto a incorporarse para realizar el servicio militar en la Guardia Civil, permaneciendo 18 meses, pasando por destinos como la Academia de Guardias de Baeza (Jaén), el Penal del Dueso, Santander, Puertollano y el centro penitenciario de Herrera de la Mancha.


Posteriormente oposita a profesional de la Guardia Civil, y ante la falta de plazas, lo intenta en el Cuerpo Nacional de Policía, donde comenzó su andadura el 24 de septiembre de 1987, realizando sus prácticas en Las Palmas de Gran Canaria, luego su primer destino oficial fue en San Sebastián, permaneciendo allí ocho años.


Más tarde fue destinado a Valdepeñas, a la antigua comisaría de la calle Castellanos, trasladándose posteriormente en la Comisaría General de Información en Madrid.


Los nuevos destinos lo llevan a la Comisaría provincial de Ciudad Real, y desde allí a Valdepeñas, en donde ha permanecido los últimos 15 años.


En definitiva, 35 años de servicio, en donde lógicamente han sido muchas las acciones y vicisitudes que ha tenido que pasar.


El acto, coordinado por el firmante de este artículo, consistió en la entrega de una placa en nombre de todos los asistentes, que recibió de manos de Tomás Astilleros Clemente, Inspector Jefe de la secretaría general de la comisaría provincial y representante del sindicato profesional de policía (SPP).


En la placa se recogía la fecha del pase a segunda actividad, el emblema de su actual empleo de subinspector y el número de placa.


Tomás Astilleros, al igual que el Jefe Superior del Cuerpo Nacional de Policía en la Rioja, Manuel Laguna Cencerrado, dirigieron unas palabras a los presentes, coincidiendo ambos en las virtudes humanas que rodean al subinspector Primitivo A. Campos, así como su destacada hoja de servicios.


El Jefe Superior de La Rioja, también recordó los destinos en los que había coincidido con el homenajeado, tanto en el País vasco, como en la Comisaría General de Información.


Quien ha sido su Jefe hasta hace unos días, el Inspector Jefe de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en Valdepeñas, Martín Cañizal Sevillano, recordó que “tienes un amplio historial profesional que te ha llevado por derroteros de seguridad y de información, incluso en la élite de la comisaría general”.


Cañizal definió al hasta ahora subordinado como “un profesional serio y trabajador”, y terminó diciendo que te definen muy bien dos palabras, las de “buena persona”.


Le deseo lo mejor en esta nueva etapa y le dijo que las puertas de la Comisaría siguen estando abiertas para cuando quiera ir por ella.


El homenajeado, el subinspector, Primitivo Arcadio Campos Ruiz, agradeció su asistencia tanto a los compañeros de Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Local, empresarios, cura párroco de la Asunción, amigos y familiares.


En las fotografías de Antonio López, el subinspector Primitivo Arcadio Campos acompañando a la Virgen de la Esperanza el pasado Viernes Santo, y una foto de su asistencia al patrón, los Santos Ángeles Custodios.


FOTO 2