miércoles, 10 de agosto de 2022, 03:49

El Festival de Almagro levanta hoy el telón de su 45 edición

|

52183938056 3428faee1f c



Ignacio García, director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, ha presentado hoy las principales novedades de esta 45 edición, que vuelve a la total “normalidad” tras dos años de pandemia, recuperando sus espacios habituales y la totalidad de sus aforos. En la cita, que se ha celebrado esta mañana en el Corral de Comedias de la localidad manchega, el director ha estado acompañado por la Compañía Nacional de Teatro Clásico, así como por representantes de la compañía de Costa de Marfil Alma Productions, de la chilena La Calderona y de la compañía de Castilla y León ThreeR Teatro.  


“Almagro se transforma en un milagro teatral, en un cruce de caminos, en el que la CNTC es parte fundamental. Quiero agradecer el compromiso inequívoco de la compañía con Almagro. Es un orgullo que lo primero que presentemos en esta 45 edición sea este Adolfo Marsillach soy yo. Porque es un lujo poder hablar de Marsillach, pero también un deber. Ni este festival, ni nuestra cultura, ni nuestro patrimonio serían lo mismo sin su legado. Es una espléndida decisión que la compañía quiera celebrar su trabajo de esta manera,  en el 20 aniversario de su muerte, subiendo a escena un espectáculo a la medida del festival, que se presenta en primicia exclusiva", con estas palabras ha comenzado su intervención el director, agradeciendo la presencia de Lluís Homar, director de la CNTC y de los intérpretes Carlos Hipólito, Adriana Ozores, Blanca Marsillach y María Hinojosa, así como del pianista Dani Espasa. 
 
El estreno de Adolfo Marsillach soy yocoincide con el vigésimo aniversario del fallecimiento de este actor, dramaturgo y director imprescindible; la obra, según su director Lluís Homar, “es una mirada a los textos que ha escrito sobre la vida, el teatro o la política. Él sigue vivo ahora a través de su pensamiento o su mirada. Es como si fuera una noche con la parte más íntima de Adolfo... Son textos muy demostrativos de quién era él. Son textos realmente hermosos que nos permiten ver la lucidez, inteligencia y vigencia de una mirada tan sabia y necesaria”. Líneas llevadas a escena por un elenco excepcional formado, entre otros, por quienes tan bien lo conocieron: Nuria Espert, Carlos Hipólito, Adriana Ozores, Blanca Marsillach o el propio Homar. Xavier Albertí se ha encargado de la labor dramatúrgica. 
 
La Compañía Nacional de Teatro Clásico, dependiente del Ministerio de Cultura y Deporte, fue creada por Marsillach en 1986. Constituye la institución de referencia en la recuperación, conservación y difusión del patrimonio teatral anterior al siglo XX, con especial atención al Siglo de Oro. Marsillach supo con clarividencia lo que había que hacer: “Poner los cimientos de un sistema teatral suficientemente lógico como para resistir los embates de las distintas mareas políticas. Hay que edificar un inmueble a prueba de terremotos y cataclismos...”. La CNTC ha llevado adelante más de cien producciones, representadas en España, Europa y América. Lluís Homar dirige la compañía desde septiembre de 2019. Lo han precedido, entre otros, además de Marsillach, José Luis Alonso de Santos, Eduardo Vasco o Helena Pimenta. 
 
Adolfo Marsillach soy yo se representará -como no podía ser de otra manera- en el Teatro Adolfo Marsillach de Almagro, hoy 30 de junio y mañana 1 de julio a las 22.45 horas.
 
Además, la Compañía Nacional de Teatro Clásico presenta este año en Almagro otros tres montajes: El diablo cojuelo, junto a Velvet Events, con dramaturgia de Juan Mayorga y dirección de Ester Nadal (Teatro Adolfo Marsillach, 3 y 4 de julio); El burlador de Sevilla, junto a Grec 2022 Festival de Barcelona, una obra atribuida a Tirso De Molina con dirección y versión de Xavier Albertí (Teatro Adolfo Marsillach,  9 y 10 de julio); y Lo fingido verdadero, de Lope de Vega, con dirección de Lluís Homar (Teatro Adolfo Marsillach, del 15 al 24 de julio). 

Ignacio García ha dado la bienvenida a la compañía chilena La Calderona. La vida es sueño. Versión musical, es un diálogo entre el siglo XVII y el presente, dirigido por Macarena Baeza de la Fuente, una de las muchas directoras presentes en la programación de este año. El espectáculo también nació en tiempos de confinamiento por COVID y trata temas como el estallido social en el país sudamericano, la pandemia mundial o la actual guerra en Europa. Una reflexión a través del teatro, la música y el audiovisual sobre encierro y libertad, dignidad y libre albedrío. También se asoman y cobran vigor dos de los grandes ejes estructurales de la obra original de Calderón de la Barca: la misteriosa relación entre astronomía y astrología y el no menos misterioso vínculo que une a padres e hijos. Sobre el escenario, nueve actores y músicos interpretan todos los papeles, liderados por el cantautor chileno Nano Stern. La Calderona es la única compañía chilena especialista en investigación y puesta en escena de teatro barroco. Desde hace 17 años, este grupo perteneciente a la Facultad de Artes de la Pontificia Universidad Católica centra su trabajo en material español e hispanoamericano. Sus proyectos siempre han combinado teatro, música y artes visuales. El estreno en España de La vida es sueño. Versión musical tendrá lugar el 1 y 2 de julio en la Casa Palacio de los Villarreal.
 
El director José María Esbec, de la compañía ThreeR Teatro ha presentado La verdad, un espectáculo que centra su mirada en el cerco de Zamora de 1072. La pieza se basa en las voces del  Romancero, Juan de la Cueva, Guillén de Castro, Lope de Vega y Agustín García Calvo. Desde 2010, ThreeR Teatropresenta espectáculos contemporáneos, tanto de dramaturgia propia -por ejemplo, Aire, estrenada en este festival- y ajena -comoNostalgia del agua, de Ernesto Caballero-. Además, ha llevado a escena encargos con textos de Ramón de la Cruz, Valle-Inclán y Lorca para la Fundación Juan March, o dramatizaciones, como Más ceniza, de Juan Mayorga, para la Fundación Ortega y Gasset. Esta compañía asegura vivir el teatro como un gran motor de transformación social. En cartel el 1 y 2 de julio en la Casa Palacio de Juan de Jedler. 

Por último, se ha presentado Don Juan. Los muertos no están muertos, una versión que incorpora música y danza de Costa de Marfil. La pieza, de la compañía Alma Production es una interpretación libre y fiel de El burlador de Sevilla -atribuido durante siglos a Tirso de Molina y reconocido recientemente a Andrés de Claramonte- despojada de la rigidez escolástica y de las formas europeas.La puesta en escena es fruto de los talleres organizados por el director del Festival, Ignacio García y el dramaturgo José Gabriel López Antuñanoen Abiyán, con el apoyo de la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo). La obra fue tomando forma durante la propagación de la pandemia de COVID 19, tal y como explica García. Por ello decidieron profundizar en la parte del texto que hace referencia a los muertos injustamente asesinados, que regresan del más allá para exigir justicia a los criminales que continúan vivos. 
 
Para todos sus proyectos desde 2016, Alma Production trabaja con estudiantes del INSAAC (Instituto Superior Nacional de Artes y Acciones Culturales de Costa de Marfil), con el objetivo de ofrecer una integración profesional a los alumnos graduados más prometedores. Esta es la segunda obra que el colectivo presenta en Almagro, tras su versión del clásico Fuenteovejuna o el coraje de las mujeres en 2019.  
 
Don Juan. Los muertos no están muertos podrá verse del 1 al 3 de julio en el Corral de Comedias, interpretada en francés con sobretítulos en español.  
 
También durante la primera semana de festival 
Esta 45 edición, con Uruguay como país invitado, nos trae Constante, estreno absoluto de la compañía Comedia Nacional. Dirigida por Gabriel Calderón, la pieza se basa en El príncipe constante, de Calderón de la Barca. Será interpretada el 1 y 2 de julio a las 20 horas en la Antigua Universidad Renacentista (AUREA). 
También desde Uruguay llega otro estreno absoluto: Góngora estuvo aquí, de Teatro del Umbral, con dramaturgia y dirección de Sandra Massera. Podrá verse el 1 y 2 de julio en el Teatro Municipal.
 
Y el festival festejará la participación de Uruguay como país invitado con Ser en la noche un ser como en el díaun acto protagonizado por ilustres figuras de la cultura de este país. Se celebrará el 2 de julio a las 20h en el Corral de Comedias. 
 

La 45 edición en datos
 
-Del el 30 de junio al 24 de julio, Almagro respirará teatro: 25 días de ruptura y experimentación sin perder la esencia del Siglo de Oro español. 
-14 emplazamientos-desde la Plaza Mayor a la Corrala de Comedias, palacios o iglesias- serán escenario de 54 montajes de 55 compañías procedentes de 10 países y 12 comunidades autónomas17 de las producciones serán estrenos absolutos
-Ámerica tendrá un peso especial, no solo por la presencia de Uruguay como país invitado: compañías de Colombia, Argentina, Chile, Guatemala, México y Estados Unidos se unirán también a esta celebración de nuestra cultura común y diversa. 
-Galicia participará como comunidad autónoma invitada. Sin olvidar los espectáculos de grupos del Reino Unido, Italia y Costa de Marfil. 
-Además, en esta edición Lluís Pasqual recogerá el Premio Corral de Comedias y se rendirá homenaje a Helena Pimenta.

Un festival -y una fiesta- que reafirma su identidad americanistafeminista, con trabajos de 7 dramaturgas del Siglo de Oro y 23 autoras contemporáneas. Y, por supuesto, accesible inclusiva, gracias a, entre otros, los servicios de audiodescripción, subtitulado adaptado, sonido de sala con auriculares y bucle magnético individual. Bienvenidos a la 45 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, la reserva natural del teatro del Siglo de Oro.