Cáritas Interparroquial de Valdepeñas celebra el Día de la Caridad 2022

|

5342041




El próximo día 19 celebraremos el Día de Caridad coincidiendo con el Día del Corpus Christi. Es nuestra fiesta grande, un momento especial para celebrar el Amor que se entrega, en especial, a los preferidos de Dios, a los que viven en pobreza y son víctimas de la desigualdad, excluidos de todos. 


En este día instalaremos en distintos lugares de la población nuestras mesas petitorias y de sensibilización, para dar testimonio y dar a conocer al resto de la sociedad, los proyectos que se desarrollan en Cáritas Valdepeñas. 


SOMOS LO QUE DAMOS. SOMOS AMOR 


Con este lema queremos enviar un mensaje que nos haga tomar conciencia de que, necesitamos enriquecer nuestras relaciones, para sostenernos y cuidarnos de una forma nueva”. 


La labor socio caritativa de Cáritas, tiene su modelo y ejemplo de amor en Cristo que hizo una entrega total de su persona, demostrando su amor incondicional hacia la humanidad. Y como Él, nosotros debemos y queremos reflejar una forma de ser y estar junto a los empobrecidos, caminar con ellos, defendiendo y luchando por sus derechos y dignidad. 


El amor es básico en el proceso de hacernos personas. 


La solidaridad no es una ayuda aislada que damos a los necesitados, es una actitud, una manera de entender la vida. 


Queremos poner en valor el amor por los demás como propuesta de vida: una invitación a la comunidad cristiana y al resto de la sociedad a construir nuestros proyectos personales. 


En Cáritas somos testigos de que este amor mueve los corazones de muchas personas que quieren ayudar, colaborar, participar en un proyecto de sociedad nueva que se construye menos desde el individualismo y más desde un nosotros compartido. 


Nuestro compromiso como creyentes, como comunidad cristiana, como Cáritas, no puede dejar espacio a la tibieza ni al conformismo. Debe procurar que la verdad de Jesús se abra espacio en los lugares comunes de la vida cotidiana para que las corrientes de solidaridad fluyan y se puedan encauzar en favor de quienes más lo necesitan. 


Ante esta realidad: 


La respuesta tiene que estar caracterizada por la fragilidad y la incertidumbre, debe llevarnos a tender manos, a realizar pequeños gestos cotidianos y a participar e intervenir en las dinámicas sociales que nos llevan al compromiso por el bien común. 


Nuestro agradecimiento a tantas personas que confían en nosotros, a través de sus donativos y aportaciones, con la “doble X” en la Declaración de la Renta. También a las instituciones privadas que reconocen la labor que desarrollamos y a las entidades públicas que desde la colaboración saben de la forma de trabajar de esta institución de la Iglesia. 


Finalmente agradecemos el trabajo de tantos voluntarios y voluntarias que cada día hacen realidad la propuesta de Jesús, “dando lo que son”.