viernes, 12 de agosto de 2022, 05:46

El Gobierno de Castilla-La Mancha destina 20,8 millones de euros para la prevención y extinción de incendios forestales en Ciudad Real

|

010622 cr junta




El Gobierno de Castilla-La Mancha destina este año 20,8 millones de euros a la campaña de prevención y extinción de incendios forestales en la provincia de Ciudad Real, 12 millones a las tareas de prevención y 8,7 al operativo de extinción, que entra hoy en máxima alerta, estado en el que permanecerá durante todo el verano.

La delegada de la Junta de Comunidades en Ciudad Real, Carmen Teresa Olmedo, y el delegado provincial de la Consejería de Desarrollo Sostenible, Fausto Marín, han sido los encargados de presentar esta mañana la campaña, que moviliza a más de seiscientos efectivos en Ciudad Real entre personal de la Junta de Comunidades, GEACAM y pilotos de medios aéreos y conductores de maquinaria pesada.

Olmedo ha valorado los medios con que cuenta el operativo, formado por cuatro helicópteros, 52 medios terrestres y 19 torres de vigilancia, pero ha destacado especialmente las labores de prevención llevadas a cabo en los meses precedentes, que han permitido realizar tratamientos selvícolas sobre 2.011 hectáreas, con una inversión cercana a ocho millones de euros, así como las obras de acondicionamiento realizadas en los caminos rurales para facilitar un mejor acceso a las áreas de riesgo gracias a los sucesivos convenios suscritos por el Gobierno de Castilla-La Mancha con la Diputación de Ciudad Real.

Asimismo, la representante del Gobierno regional en la provincia ha resaltado el importante esfuerzo realizado por el Ejecutivo de Emiliano García-Page para mejorar año tras año el dispositivo contra incendios y las condiciones en que trabajan sus efectivos, incluidas las laborales, y ha puesto como ejemplo de ello la construcción y adecuación de las nuevas bases para los retenes de Ruidera y Viso del Marqués.

Entre las novedades del operativo de este año están la incorporación de un encargado técnico en cada uno de los dos helicópteros Superpuma, uno de los cuales tiene su base en La Atalaya, en Calzada de Calatrava y la de un responsable de mantenimiento de infraestructuras, así como la contratación de pilotos de drones, cuatro en toda la región, para manejar esta tecnología de captación de imágenes en actuaciones diurnas o nocturnas, “que monitorizan la emergencia de una forma más rápida y segura sobre todo en zonas no accesibles”.


También se mejora la implementación de tecnologías para mejorar la coordinación de la extinción, que ha pasado de una a contar con dos unidades móviles de comunicaciones para que el equipo de dirección de la extinción tenga toda la información en tiempo real sobre el incendio.

La delegada ha pedido a los ciudadanos que extremen la prudencia en el medio natural y eviten cualquier práctica o actividad susceptible de provocar un incendio con el objetivo de mantener e incluso mejorar las cifras de 2021 porque, como proclama la campaña de concienciación del Gobierno de Castilla-La Mancha que protagoniza Roberto Brasero, #EsTareaDeTodos.

En todo 2021 se registraron 98 incendios, de los que el 53% tuvieron la consideración de conatos por afectar a menos de una hectárea, en los que se quemaron 2.135 hectáreas; entre el 1 de junio y el 30 de septiembre se contabilizaron 67 incendios, 36 de ellos conatos, que afectaron a 2.048 hectáreas de masa forestal.

Más de seiscientas personas y 56 medios aéreos y terrestres

Como ha explicado el delegado de la Consejería de Desarrollo Sostenible, Fausto Marín, el operativo dispuesto por el INFOCAM en la provincia de Ciudad Real está integrado por más de 600 personas entre las pertenecientes a la plantilla de la Junta de Comunidades, incluidos agentes medioambientales, 450 de GEACAM, la empresa de Gestión Ambiental de Castilla-La Mancha, una decena de pilotos de medios aéreos y 20 conductores de maquinaria pesada.

Este personal está encuadrado en tres brigadas helitransportadas con un técnico al mando y entre ocho y dieciséis efectivos; trece brigadas terrestres con entre cinco y siete miembros; diez autobombas a cargo de conductor y ayudante y con un depósito de 3.500 litros; siete autobombas retén con cuatro/cinco componentes y con un depósito de 3.500 litros; un camión nodriza con dos personas a cargo y un depósito de catorce mil litros; trece patrullas móviles con dos efectivos y equipadas con un depósito de 500 litros y, por último; cinco equipos de maquinaria pesada.

A estos efectivos hay que unir diecinueve torres de vigilancia y cuatro helicópteros, un aparato pesado tipo Superpuma, que tiene su base en Calzada de Calatrava, y tres ligeros, aptos para el transporte de brigadas helitransportadas y equipados con un depósito de hasta 900 litros de agua, dos de ellos con base en Alcoba de los Montes y uno en Villahermosa.

El delegado de Desarrollo Sostenible ha recordado que en la provincia también se cuenta con los tres retenes terrestres y tres autobombas acantonados en los parques nacionales de Cabañeros y de las Tablas de Daimiel. Asimismo, en cuanto a tareas de prevención, ha destacado que se han abierto 331 hectáreas de cortafuegos y que este mes se van a realizar quemas prescritas sobre 126,5 hectáreas de superficie forestal.

En su intervención, Marín ha recalcado el mensaje de la delegada de la Junta de Comunidades en torno a la prudencia en el medio natural y ha recordado que más del 90% de los incendios que se originan en nuestros bosques están provocados por causas achacables a las personas. En las últimas semanas ya se han registrado siete incendios en la provincia, que, afortunadamente, han podido ser extinguidos de forma rápida por los efectivos del INFOCAM.