miércoles, 17 de agosto de 2022, 03:19

Viña Albali Valdepeñas pierde una oportunidad de oro en la final de la Copa del Rey ante UMA Antequera

|

150522 va futbol sala

FOTO: ACP-FSV


El Olivo Arena de Jaén vivió una auténtica fiesta del fútbol sala de principio a fin. Se enfrentaban BeSoccer CD UMA Antequera y Viña Albali Valdepeñas en una final sin precedentes de la que saldría un nuevo campeón. Llegados a este punto y a pesar de militar en la Segunda Futsal RFEF, ya nadie se atrevía a apostar en contra de los malagueños, que han dejado por el camino a muchos primeras. El cuadro vinatero, por su parte, partía como teórico favorito, con algo más de experiencia en este tipo de partidos, ya que en el equipo de Tete solo Burrito había vivido este tipo de partidos.


Viña Albali se adelantó pronto con un misil de Lazarevic a balón parado, pero su rival daba la réplica casi al instante. Pablo fintaba a dos jugadores casi en el centro de la pista y abría al costado izquierdo para Miguel, que convertía en gol su disparo. Un minuto más tarde se daba el relevo en el marcador con un tanto de Davidillo. Fue una jugada rara, de esas en las que ninguno de los dos equipos esperan que pueda haber peligro. Y es que tras un balón suelto que botaba varias veces, la zaga vinatera se quedaba congelada. Pero no Davidillo, que fue el más listo de la clase anotando el 2-1 tras pescar esa pelota dividida.


Justo antes del descanso, los de Tete ponían tierra de por medio con un golazo. Burrito sentaba a su rival con un recorte espectacular y mandaba el balón al poste, pero para cazar el rebote aparecía Óscar a la carrera, que perforaba la red.


En la segunda mitad, el partido tuvo más parones y menos ocasiones. A destacar, una volea potentísima de Ribeiro que desbarataba el guardameta de BeSoccer CD UMA Antequera. David Ramos echó al equipo arriba para intentar la remontada, pero el equipo de Tete estaba muy bien plantado y no iba a dejar que se les escapase una oportunidad de oro. A pesar de ello, concedieron un gol, obra de Humberto a la media vuelta. Tras una gesta histórica en esta Copa del Rey, el apodo de ‘matagigantes’ se les queda corto, aunque esta noche comenzarán a llamarles ‘campeones’.