miércoles, 10 de agosto de 2022, 01:46

Bajada de impuestos “no es populismo”

|

010522 va opinion



Es necesario una bajada de impuestos en todos los ámbitos de la economía nacional, que afecta tanto a la clase media y trabajadora y, centrado, en los trabajadores por cuenta ajena, por cuenta propia, autónomos, funcionarios, etc,que implica una mayor capacidad de gasto para toda la sociedad.


Cualquier partido político utiliza esta técnica de bajada de impuestos para atraer al electorado. Y, solo se acuerdan de nosotros y nosotras cuando llegan las elecciones.


La cantidad de 400 euros que va a destinar el gobierno a los jóvenes que cumplan 18 años, se ve claramente como una opción de votos. No tienen que justificar dónde y en qué invierten ese dinero, mientras tú, pequeño asalariado tienes que declarar hasta el último céntimo que cobres.


Tenemos a los llamados “trabajadores pobres” que son todas aquellas personas que trabajan y, por tanto, reciben un sueldo, pero que el día 20 de mes, ya no llegan y eso que trabajan. Y ¿por qué será?


Veamos: han subido a 1.000 euros el salario mínimo interprofesional, y es una noticia muy grata y agradable. Pero para que vaya acompañado de un mayor poder adquisitivo podrían bajar el IRPF. Además de rebajar, el porcentaje para la cotización a la seguridad social que todos y todas pagamos y que viene registrado en nómina para Hacienda y para la Seguridad Social.


Por tanto, tanto el ministerio de Hacienda como el ministerio de Trabajo, podrán hacer una rebaja de los porcentajes y, así la población ganaría en poder adquisitivo.


Porque está claro, durante la pandemia, no hemos podido salir ni gastar mucho dinero en restaurantes, cafeterías, hoteles, comercios, porque para qué comprarse un vestido si no puedes lucirlo.


Dos años después, con estas subidas de la bolsa de la compra, de la electricidad, de los combustibles, de las bombonas de butano, vamos tirando, de los ahorros, pero ay cuando nos falten, ¿qué vamos a hacer?


No voy a concretar porcentajes de cada uno de los productos, todos y todas los vemos cuando vamos al supermercado, echar gasolina, calefacción, etc.


Si me suben el SMI y no me bajan los impuestos, puedo tener algo más de dinero para mí, pero insuficiente tal y como están los precios.


El dinero que tenemos lo destinamos a los gastos fijos, que son inevitables de amortizar, y, el resto, a guardar quien pueda o a pasar hambre a partir del 20 de cada mes. Y no me lo invento. Solo hay que ver las encuestas, ir a los mercados para saber que todo ha subido, y una subida bárbara.


Si cobro 1.000 al mes x 14 pagas, son 14.000 euros, menos el 12% de IRPF, me desquitan 1.680 mas el 4,7% a la cotización a la seguridad social, formación y desempleo que son 660 euros año, cobro al año, limpio, la cantidad de 11.660, que dividido en 14 pagas son 832 euros.


Es cierto, que cuando el SMI estaba fijado en 750 euros era una miseria, pero ahora, a pesar de la subida, con 832 euros no se llega a final de mes.


Porque, claro, la subida de la energía, combustibles, la bosa de la compra, más otros impuestos… que suben como el IBI, transmisiones patrimoniales…. Soy más pobre todavía que antes de la crisis económica del 2007 y que, todavía, no nos hemos recuperado y menos con una tasa de inflación del 8,4%.


Esto lo he hecho teniendo en cuenta la normativa actual, pero más o menos os podéis hacer la idea de que no llegamos y mucho menos los que no trabajan, porque no hay empleo para todos y cobran una ayuda de cuatrocientos euros.


Y esos 20.000 millones de euros que irán destinados al ministerio de igual dá, podrían redirigirlo, una gran parte a las necesidades básicas de la población, que es crear empleo, pero no solo público, sino mayoritariamente al privado, pequeñas y medianas empresas que son los que dan trabajo a la mayoría de la gente que quiere trabajar.


Y, teniendo en cuenta que si se bajan los impuestos, de todo en general, aunque sean pequeños, todos nosotros y nosotras podremos disponer de más dinero que podríamos emplear en comercios de artículos que no son básicos, bueno darnos un capricho, como salir a cenar, unas pequeñas vacaciones, ropa, poder pagar la boda, comuniones, etc. Que a algunos niños les hace ilusión, no tanto por hacer la primera comunión, sino por los maravillosos vestidos blancos que se ponen ellas y los trajes para ellos.


Así que no es populismo bajar los impuestos, sino que es dar al conjunto de la sociedad un poder adquisitivo aceptable que permita mejor su calidad de vida, incluyendo en ella la tranquilidad que te queda cuando puedes pagar las facturas. Y, en lugar de comprar mortadela, comprar un poco de jamón serrano, un queso manchego y una botellita de vino de Valdepeñas, aunque diga el ministro de consumo, aunque ya lo han retirado que, en un menú de día, debe, el vino, quitarse de dicho menú. Pero solo era una recomendación. Ahora va a venir Garzón, que no me puedo tomar una tapita de jamón, queso y una copa de vino de mi localidad. Y que cada uno haga lo que quiera, como si se quiere tomar un agua con gas, refresco….


Disculpas por meter esta coletilla de la recomendación del ministro de consumo, no lo he podido evitar, teniendo en cuenta los grandes caldos y manjares de Valdepeñas.