Los valdepeñeros, divididos ante el fin del uso obligatorio de mascarillas en interiores

|

210422 va recreo cole



A partir de este miércoles 20 de abril el uso obligatorio de la mascarilla en interiores ha pasado a la historia. El Boletín Oficial del Estado publicó el decreto aprobado por el Gobierno en el que la mascarilla que nos ha acompañado durante toda la pandemia para reducir el número de contagios ya no es obligatoria llevarla en espacios cerrados. Pero hay tres excepciones donde se deberá seguir utilizando: centros y establecimientos sanitarios, residencias de mayores y transportes públicos.


En El Eco de Valdepeñas hemos querido salir a la calle para conocer la opinión de la gente sobre esta nueva normativa y hemos comprobado que son muchos los que prefieren llevarla, tanto en la calle como en espacios cerrados, y otros tantos ya se han liberado de ella. Lo cierto es que hay respeto y miedo al contagio por Covid y por eso muchos, sobre todo las personas mayores, prefieren seguir utilizándola. 


En el caso de los centros educativos ya no es obligatorio su uso ni en el aula ni en el recreo, tanto para alumnos como para profesores. En el colegio Virgen de la Cabeza tanto alumnado como profesorado es libre para llevarla o no, según nos ha confirmado su director, César Caminero, quien apunta a que "el quitarnos las mascarillas es una forma de volver a la normalidad y ojalá podamos decir el día de mañana: "Menuda pesadilla pasamos frente al Covid-19"".


No obstante, por ejemplo en este centro educativo continúan con algunas de las medidas que se adoptaron en el plan de contingencia frente al Covid como entradas y salidas de forma escalonada, al igual que al recreo, uso de gel, uso de los dos comedores, ventilación cruzada en  las clases o distancia de un metro y medio entre las mesas del alumnado. Con ello, Caminero asegura que "toda la comunidad educativa se ha comportado de una manera ejemplar ante un problema tan grande y esperemos que esto nos sirva para reflexionar y adoptar las medidas más adecuadas ante una situación de riesgo como la que hemos vivido y que no queremos repetir".


En establecimientos de hostelería y restauración ya su uso antes era limitado y la clientela se la quitaba al consumir y mientras disfrutaba de un rato de ocio distendido. En Cañitas Café nos han asegurado que la clientela ya no entra con mascarilla al local y el personal que trabaja allí es libre de hacer lo que quiera, aunque la mayoría tampoco la utiliza ya.


En el caso de centros de estética como es el caso de Tacto sí que sus profesionales la siguen utilizando, tal y como nos han confirmado, ya que conlleva un trato más higiénico hacia el cliente, e incluso antes de que llegara la pandemia, ya las utilizaban. Entre la clientela se han encontrado en estos días de todo, desde quienes ya no la usan, hasta quienes la siguen llevando, aunque reconocen que es algo que depende de cada uno y que no van a exigir su uso.


También en las peluquerías, donde los profesionales trabajan cerca del cliente, las siguen utilizando. En el caso de la peluquería Tomás Serrano nos señalan que "les parece bien que se quiten, algo que en algún momento tenía que ocurrir", pero sus profesionales la seguirán llevando por higiene, "aunque poco a poco nos la iremos quitando" y su clientela será libre de hacer lo que quiera, no les van a obligar a llevarla. "De hecho, hoy he tenido gente que ha venido sin ella y otras que la han llevado puesta", señala Tomás Serrano.


Una tónica que siguen también en establecimientos comerciales donde en algunos también las siguen llevando los profesionales que trabajan en ellos y dejan que la gente haga lo que quiera.


Eso sí, en ópticas o clínicas dentales, al ser establecimientos sanitarios, su uso sigue siendo obligatorio.