Manzanares volvió a vivir una brillante Semana Santa

|

180422 manz semana


El resultado de la Semana Santa 2022 de Manzanares ha sido muy positivo. Así lo valora la Asociación de Cofradías y Hermandades, que destaca la alta participación registrada en este año de reencuentro después de dos años sin procesiones por la pandemia causada por el Covid-19. El buen tiempo ha contribuido al brillante desarrollo de las distintas celebraciones, desde Jueves Santo hasta el Domingo de Resurrección.

Bajo un sol de justicia, pasada la una de la tarde del domingo partía desde la iglesia parroquial de la Asunción la procesión de Cristo Resucitado con la que concluyeron los desfiles procesionales de la Semana Santa 2022. La imagen del Resucitado estuvo acompañada en su recorrido por las calles de Manzanares por una nutrida representación de nazarenos y cofrades de todas las hermandades penitenciales de la localidad que lucieron los banderines que anunciaban la Pascua de Resurrección.

La banda de cornetas y tambores de los verdugos del Cristo de la Columna puso el acompañamiento musical en este recorrido por las calles Jesús del Perdón, Virgen de la Paz, el renovado tramo de la calle Toledo y calle Reyes Católicos hasta la ermita de la Vera Cruz.

La comitiva se completó con una representación de la Asociación de Cofradías y Hermandades de Semana Santa y otra de la Corporación municipal. Ambas entidades coinciden en su positiva valoración de esta Semana Santa del reencuentro. Todas las hermandades, por la pandemia, llevaban sin salir dos años. Algunas hasta cuatro ya que en los dos años previos al Covid la lluvia les impidió realizar su estación de penitencia.

“Hacemos una valoración muy buena, estamos muy contentos porque ha salido bastante bien. Había muchas ganas, se ha disfrutado mucho y, lo más importante para cualquier cristiano, ha sido pasar esa semana como se ha pasado”, declaraba José María Callejas, presidente Asociación de Cofradías.

En nombre del Ayuntamiento de Manzanares, la portavoz del Gobierno Municipal, Laura Carrillo, valoraba la Semana Santa de forma muy positiva y destacaba el trabajo altruista de todas las personas que dedican su tiempo a las hermandades. “Sin ellas no sería posible que estas tradiciones perdudaran en el tiempo y les animamos a seguir trabajando y a que los jóvenes se incorporen también a trabajar por la ciudad desde este aspecto”, añadía Carrillo, que también expresaba su satisfacción por la presencia de público y visitantes en las calles y terrazas “y han podido vivir y disfrutar de esta tradición y esta cultura tan nuestras”.

Precisamente, para la Asociación de Cofradías y Hermandades de Semana Santa, lo más positivo de estos días ha sido la presencia de público en la calle y en los diferentes actos celebrados. José María Callejas también destacaba que en las procesiones ha habido más nazarenos que de costumbre.

Procesiones desde el Viernes de Dolores

Los desfiles procesionales comenzaron el Viernes de Dolores con el traslado de la Virgen de los Dolores desde la iglesia de la Asunción hasta su guardapasos en la calle Ferrocarril. El Domingo de Ramos lució el sol en la Procesión de las Palmas, en la que ya participaron miembros de todas las hermandades con sus palmas y ramos de olivo para conmemorar la entrada de Jesús en Jerusalén.

El Lunes Santo tuvo lugar el Vía Crucis nocturno de la Hermandad del Santo Entierro desde su Casa de Hermandad en la calle Orden del Santiago hasta el Cristo de la Agonía. Esta misma hermandad protagonizó el Martes Santo con el traslado del Cristo Yacente y de la Virgen de la Soledad desde su guardapasos hasta la iglesia de la Asunción.

El buen tiempo que dominó toda la Semana Santa hizo un paréntesis el miércoles. Llovió a última hora de la tarde. Las nubes dieron una tregua y, aunque las previsiones apuntaban a que a las once de la noche ya no llovería, nada más salir de la ermita de la Vera Cruz el Cristo de la Lanzada en el Solemne Vía Crucis de Penitencia del Miércoles Santo, la lluvia volvió a aparecer por unos minutos y obligó a resguardar el paso en la iglesia de la Asunción, donde se decidió realizar este acto con la lectura de las diferentes estaciones a cargo de miembros de Lazarillo T.C.E.

Jueves Santo

Ya no hubo más sustos con el tiempo y el resto de salidas procesionales se realizaron con normalidad y sin prisas. Todas las hermandades pudieron realizar sus estaciones de penitencia. Las que participaron en la tarde del Jueves Santo en la Procesión de la Pasión de Cristo llegaron puntuales a las ocho de la tarde al inicio de la carrera oficial en la plaza de la Constitución.

La hermandad de la Oración en el Huerto, con todos sus pasos sobre ruedas, procesionó sus imágenes de Jesús orando en el Huerto de los Olivos, el Divino Cautivo y, como novedad, San Juan Evangelista junto a la Virgen de la Bondad sin palio. Esta imagen suele salir con costaleros pero debido a las medidas sanitarias en vigor a principios de año, la cofradía tomó esta decisión.

La hermandad del Cristo de la Columna fue una de las más numerosas en cuanto a participación de nazarenos. Las expresivas tallas de Ortega Bru del Cristo azotado por dos sayones y de María Consoladora de los Afligidos volvieron a ser admiradas por las calles de Manzanares. La Virgen estrenó en su mejorado palio un óleo del artista Juan Sánchez con la escena de la coronación que aparece en la portada de la iglesia de la Asunción.

La hermandad ferroviaria del Encuentro de los Santos Arcángeles Miguel y Rafael llegó desde la Divina Pastora en un año muy especial en el que conmemorará su 75 aniversario y en el que prepara la llegada de un nuevo paso para la próxima Semana Santa.

Esta procesión del Jueves Santo la completó la hermandad de la Virgen de los Dolores, imagen que estuvo precedida del Cristo de Herrera, portado por 18 internos de los Centros Penitenciarios de Herrera de La Mancha y Alcázar de San Juan; y por el Cristo de la Humildad. La Virgen de los Dolores, tras la restauración en la que se descubrió que es obra del prestigioso escultor Eduardo Pino, lució una vez más en su paso de palio.

Viernes Santo

A la una de la madrugada del Viernes Santo, fiel a su cita, salió la Procesión del Silencio con Nuestro Padre Jesús del Perdón acompañado de buen número de nazarenos con la tradicional túnica de terciopelo morado. Y, como es costumbre, centenares de personas siguieron al patrón de Manzanares en su recorrido durante la madrugada, en el que las aceras volvieron a llenarse en el lado hacia el que la talla de Quintín de Torre dirige su mirada. El paso de misterio con el Cristo de la Veracruz y San Juan, ambos de Ortega Bru, y con la Virgen de la Misericordia, de Téllez Berraquero; y la Virgen de la Esperanza, junto a las nazarenas de túnica blanca y capa verde, completaron esta procesión, la única que sí pudo salir en la Semana Santa previa al Covid.

En la tarde del Viernes Santo llegó la Procesión del Calvario de Cristo. A las 20:30 horas, la hermandad del Cristo de la Buena Muerte salió de la iglesia de la Asunción. Recuperó para su estación de penitencia el paso del Cristo de la Lanzada, recién restaurado por el sevillano José María Leal Bernáldez, con nueva policromía y cruz tallada en madera de cedro, así como el título escrito en hebreo, griego y latín y con sus potencias cinceladas a mano en plata repujada. Fue la gran novedad de esta cofradía cuyo titular, el Cristo de la Buena Muerte al que acompañan San Juan, la Virgen María y María Magdalena, volvió a salir en procesión cuatro años después.

La hermandad de la Virgen del Traspaso se incorporó a continuación a la carrera oficial tras salir de su guardapasos. Sus imágenes del Descendimiento de Cristo, de la Virgen del Traspaso con el Vía Crucis pintado de su trono, y la Santa Cruz también procesionaron cuatro años después repletas de detalles como los clavos, corona de espinas, el sudario, la lanza, el gallo y hasta los dados con los que se jugaron la túnica de Cristo.

También con puntualidad salió la procesión del Santo Entierro a las 21:45 del Viernes Santo. A esa hora se abrió la puerta del templo de la Asunción para la salida de la comitiva con la Hermandad del Santo Entierro y la Virgen de la Soledad. El paso de Cristo Yacente, sin urna, fue portado a costal en lugar de con andas. El trono de la Virgen, sin palio y adaptado a dos filas de anderos y anderas, completó este recorrido de una procesión que contó con la participación de representantes de todas las hermandades y que se prolongó algo más de tres horas.

Diferentes bandas de cornetas y tambores, como la de los verdugos de Manzanares y otras de pueblos de la comarca como Membrilla, San Carlos del Valle y Herencia, participaron en las procesiones. También bandas de música como las de Bolaños, Viso del Marqués y la de la Asociación Músico Cultural ‘Julián Sánchez-Maroto’ de Manzanares, que tuvo una activa participación en los desfiles centrales de la Semana Santa.

Todas las procesiones del Jueves y Viernes Santo fueron emitidas en directo por Manzanares10TV y por sus canales de Facebook y YouTube, donde suman miles de reproducciones y llegaron, además de a muchos hogares de la comarca, a otros muy distantes desde donde manzanareños ausentes pudieron seguir estos desfiles.