Miguel Ángel Chacón: "Que arropemos a las hermandades porque todas estamos haciendo un gran esfuerzo para poder vivir esta Semana Santa como las anteriores"

|

HERMANO MAYOR HERMANDAD SOLEDAD



La Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad cuenta los días para poder volver de nuevo a salir a la calle con las dos estaciones de penitencia que organiza, la del Borriquillo en el Domingo de Ramos y la de la Soledad el Sábado Santo. Ambas contarán, además, con novedades en cuanto a su organización, ya que saldrán desde el guardapasos de la Virgen de la Cabeza de manera extraordinaria. Es lo que nos cuenta su hermano mayor, Miguel Ángel Chacón, en esta entrevista, en la que anima a todos a acompañar a las hermandades en la calle este año, vistiendo la túnica o la mantilla, para volver a vivir la Semana Santa como antes de la pandemia.


¿Cómo se presenta para vosotros esta Semana Santa?


Es un reto para la Junta de Gobierno porque hemos estado siempre colaborando con anteriores juntas de gobierno pero es distinto tener que organizarla nosotros. Nos supone una alegría muy grande porque es un trabajo que conlleva que los hermanos se fían de nosotros para llevarlo a cabo y el compromiso que tenemos con el resto de hermanos nos incentiva para trabajar con ellos. Y las ganas que tenemos de verla en la calle nos lleva a cuidar los detalles para que todo salga bien. Todos son importantes, desde el más pequeño al más grande, y los hermanos que salen a la calle hay que cuidarlos bien porque son el cuerpo de la hermandad. Entonces, lo esperamos con mucha ilusión, esperando que salga bien y que el esfuerzo se vea recompensado en la calle.


¿Qué balance puedes hacer de estos meses que llevas como hermano mayor?


Estoy muy contento porque estamos haciendo un trabajo del que se está viendo respuesta. Todo lo que hacemos tiene su afluencia, estamos fomentando la vida de hermandad. También el hecho de tener una sede junto a la parroquia para hacer estas actividades nos está ayudando mucho a conseguir estos objetivos. Se están animando mucho los hermanos a nivel de participación, ya sea con trabajo o con aportaciones económicas. La gente está respondiendo muy bien y eso es una gran satisfacción para todos porque el trabajo que estamos haciendo se está viendo y los hermanos lo están apoyando.


Después de dos años sin procesiones, imagino que tenéis ganas de salir a la calle...


Estamos locos por volver a vivir lo que cada año vivíamos. Con todo esto hemos aprendido ciertos valores porque estábamos acostumbrados a que llegara la Semana Santa y ya está pero hemos visto que pueden venir dificultades que pueden cambiar nuestro planteamiento. Así que es cierto que la vamos a vivir igual que antes pero sin saber lo que pasará el año que viene. Sobre todo, dando gracias a nuestra titular por poder llevarla a cabo y pidiendo que nos dé salud para poder vivirla.


¿Qué novedades tenéis?


Las novedades que tenemos tienen que ver con cambios de organización. La salida de la Estación de Penitencia del Domingo de Ramos se va a hacer de manera distinta. Estamos viendo distintas formas de oganización de esta procesión y la parroquia quiere colaborar para ver cómo es la vida parroquial en esta procesión. Siempre ha salido de la parroquia del Cristo, se intentó que las hermandades se encargaran de ella sin buen resultado y la Junta de Gobierno no queremos perderla, a pesar de que la imagen no está relacionada con nuestra idiosincrasia. Es cierto que simplemente por el trabajo que han hecho juntas de gobierno anteriores y porque es una imagen de la parroquia tenemos que seguir luchando. Así que la parroquia se ha comprometido en ayudarnos y se ha cambiado el planteamiento haciendo la salida a  las 11:30 horas desde el guardapasos de la Virgen de la Cabeza y se recogerá a las 12:40 en el barrio del Cristo. El recorrido será por calle Virgen, Plaza de España donde se bendecirán las palmas en la iglesia de la Asunción y bajará por calle Balbuena, Cárcel Vieja y Cristo hasta llegar a la sede canónica que es la parroquia del Cristo.  Así que los cambios son los horarios, el recorrido y que la imagen del Borriquillo saldrá a ruedas y no a costal.


Y la procesión de la Soledad también sale de la Virgen de la Cabeza...


Sí, por el hecho de organización. El objetivo es cuidar a nuestros hermanos que son nuestro pilar fundamental, en caso de cualquier inclemencia meteorológica. Si está lloviendo, que tengan un sitio donde resguardarse, y mientras estén esperando a que salga la procesión, podamos estar juntos en un acto de oración. Por eso decidimos salir desde el guardapasos de la Virgen de la Cabeza, donde está todo el año. Luego bajará por calle Virgen, subirá a la Plaza de España haciendo la carrera oficial, bajará por calle Balbuena, Manuel León, Cristo, Seis de Junio, Angosta y volverá por calle Virgen. Se ha planteado de manera provisional para ver la respuesta que tienen los hermanos. Pero la intención es que en próximos años la Virgen de la Soledad pueda salir en procesión desde al lado de la sede de la hermandad, en su barrio, y vuelva a tener el mismo recorrido y horario que antes.


¿El paso de la Virgen de la Soledad va a costal?


Sí, lo porta el grupo parroquial Madre de Dios del Rosario con 32 hombres que se comprometen a ser sus pies en esa tarde. Es de agradecer el trabajo que hacen porque en los ensayos que han hecho nos han dejado con muchas ganas de que llegue el Sábado Santo.  Después de tanto tiempo a los costaleros les supone un esfuerzo bastante grande porque llevaban mucho tiempo sin ensayar. 


Y este año se estrena la carrera oficial...


Sí, se llevaba haciendo unos años pero este año la estructura es lo que se estrena. Lo vemos con muchas ganas porque el Ayuntamiento lo lleva preparando desde hace tiempo, en el año de la pandemia, y creo que va a embellecer los cortejos procesionales que discurran por allí y es un bonito punto de encuentro para que Valdepeñas pueda encontrarse allí con las hermandades que, salgan del barrio que salgan, van a pasar por ese recorrido. 


¿Qué mensaje darías de cara a esta Semana Santa?


Que la vivan como la primera. Con ganas, con ilusión, con el verdadero mensaje que tiene, que es penitencia, oración, humildad y abstinencia, para recordarnos que Cristo es el que se va a entregar por nosotros y lo va a hacer este año también en la calle, no solamente en la Eucaristía. Podremos ver cómo Cristo va a andar por nuestras calles, nos va a hacer emocionarnos y vamos a vivir su Pasión junto a él todos juntos. Sí que quiero hacer un llamamiento a todos los hermanos para que se animen a sacar la túnica, que estos años no les sirvan de acomodamiento, que ofrezcan esa salida por algún familiar que lo haya pasado mal en la pandemia. Todo el mundo tenemos más razones que nunca ahora con esta situación de hacer sacrificios por alguien. Que arropemos a las hermandades porque todas estamos haciendo un trabajo muy grande para que esta Semana Santa se pueda vivir como todas las anteriores. Por eso, que saquen la túnica, que vistan de mantilla y arropen a las hermandades en las procesiones.