María Jesús López Risco: "Para nosotros es un orgullo ser la librería más antigua de Valdepeñas"

|

240322 va maria jesus lopez risco



El año que viene se cumplirán cuarenta años desde que María Jesús López Risco y su marido llevan las riendas de la librería Juan Alcaide, establecimiento que puede presumir de ser la librería más antigua de Valdepeñas. Establecimiento que abrió sus puertas unos años antes, en 1977, a cargo de un grupo de profesores de un instituto. Y hasta ahora, pasando por numerosas crisis y hasta por una pandemia. Además, todo se mantiene como en el año 1983, cuando llegó María Jesús, los muebles son los mismos y también lo es el olor, "el olor a libro". Y, aunque las costumbres han cambiado y eso se ha notado en las ventas, confiesa que el secreto de seguir tantos años es solucionar los problemas del cliente y vender calidad. Es lo que nos cuenta en esta entrevista.


Llevas cerca de 40 años al frente de esta librería Juan Alcaide...


Este establecimiento se abrió en 1977. Por eso, es la librería más antigua que hay en Valdepeñas. Primero la abrieron un grupo de profesores de un instituto y en 1983 la cogimos nosotros. Yo llevo 39 años aquí.


¿Cómo recuerdas aquellos inicios?


Con mucho jaleo, sobre todo al inicio del curso escolar, y muy entretenida, se pasaban los días volando.


Además, todo está más o menos igual que siempre...


Sí, los muebles son los mismos. Hemos pintado y cambiado algunas cosas pero poco, todo está como siempre, la distribución, todo. Hace poco vino una señora de Madrid que empezó a fotografiar toda la librería porque le llamó mucho la atención.


¿Cuál es el secreto de haber aguantado tantos años?


Siempre hemos intentado de tratar lo mejor posible al público. Hemos intentado dar calidad, tener novedades dentro de lo posible. Antes teníamos más novedades. Y también estar atentos a si te piden un libro y no lo tienes, pedirlo enseguida y hacer lo posible por traerlo, hacer lo posible por solucionar problemas al cliente.


¿Cómo ha cambiado todo lo que vendéis desde el año 83 hasta ahora?


Sí, ha cambiado todo bastante. Porque, aparte de lo que vendemos, también hay tiendas ahora que tiran los precios y antes no las había, venden cosas que no tienen calidad y hay gente que prefiere eso. Lo que procuro es traer cosas que no tengan esos sitios. Por ejemplo, en marcas específicas de lapiceros, ceras o rotuladores tenemos nosotros mejor precio, pero la gente cree que en esos sitios son más baratos. Pero estas marcas de las que hablo son más baratas en las papelerías y librerías. Y luego está la moda de pedir por Internet. Tenemos comprobado que pedir un libro en Amazon es más caro que comprarlo aquí porque ellos te cobran los portes y nosotros no, aunque lo pidamos aposta. Además, está también la moda del libro electrónico que es verdad que hace unos años tuvo más tirón pero ahora la gente está volviendo al papel porque se dan cuenta de que pasar la hoja de un libro es una maravilla.


También han cambiado las costumbres y la forma de aprender en los colegios con las tablets y los sistemas electrónicos. Ya no se usa tanto el papel, no sé si lo habéis notado en las ventas....


Sí, claro que se puede notar porque en algunos institutos y colegios se quiere implantar esa forma de enseñanza y creo que va a ser un fiasco, desde mi punto de vista. Igual que el bilingüe, que están diciendo que no ha dado buen resultado. 


¿Se lee antes más que ahora o al revés?


Más o menos. Hay gente joven que lee mucho y gente joven que no lee nada. Los que siempre han leído, siguen leyendo. Pero creo que ahora se venden más libros, parece que la gente se está animando a leer más. Además, en televisión ya se están anunciando también ahora libros, cosa que antes no ocurría.


¿Qué significa para vosotros ser la librería más antigua de Valdepeñas?


Es un orgullo. Y también por seguir aguantando porque hemos aguantado muchas crisis y una pandemia. 


¿Seguís manteniendo clientela de toda la vida?


Sí. Hay muchos chicos jóvenes que venían de pequeños y me emociona verlos cuando vienen. Me cuentan que es que tienen niños pequeños y vienen a comprarles aquí las cosas porque dicen que vuelven a su librería.


¿Quieres añadir algo más?


Pues destacaría el olor de mi librería. Me lo dice mucha gente, que huele a libro.