El Gobierno de Castilla-La Mancha destinará casi 20 millones de euros al bono social térmico que beneficiará a más de 76.000 familias

|

230322 rg junta 3



El Gobierno de Castilla-La Mancha va a destinar casi 20 millones de euros, en concreto 18.913.709 millones, al bono social térmico para más de 76.000 familias de Castilla-La Mancha. Esto significa que no menos de 200.000 personas se beneficiaran de esta ayuda que oscilará entre los 128 y los 373 euros.

 
“Se trata de justicia social en vena para más de 76.000 familias y más de 200.000 personas de Castilla-La Mancha que tienen auténticas dificultades para poder pagar el recibo de la luz, calentarse en invierno y poder sostener las actividades básicas de su hogar”, tal y como ha explicado la consejera de Igualdad y portavoz, Blanca Fernández, en la rueda de prensa para informar sobre los asuntos del Consejo de Gobierno.
 
Estos casi 20 millones de euros suponen un incremento de un 136 por ciento respecto al año anterior, cuando se destinaron a este bono ocho millones de euros; además, es el cuarto presupuesto más alto de toda España “para ayudar a las familias a que se puedan calentar en invierno”, según ha señalado Blanca Fernández.
 
En cuanto a la cuantía de las ayudas, se calcula en base a la zona climática donde se encuentra cada familia y el grado de vulnerabilidad económica que presenta. Son beneficiarias del bono social térmico todas aquellas familias que ya lo eran del bono social eléctrico a 31 de diciembre de 2021.
 
Esta medida, anunciada por el presidente García-Page el pasado 15 de marzo, ha empezado a comunicarse a lo largo del día de hoy a las familias beneficiarias, de forma que en una semana o diez días se empezarán a realizar los ingresos, “y lo haremos lo más rápido posible”, ha asegurado la consejera portavoz.
 
El bono social término es una de las medidas anunciadas por el Gobierno de Castilla-La Mancha para paliar las consecuencias de la actual situación de subida de precios de la energía a la que tienen que hacer frente las familias.
 
Sus objetivos son compensar los gastos de suministro de energía para usos térmicos, como calefacción, agua caliente sanitaria o cocina; reducir el impacto de la subida de precios de la energía y, de esta manera, proteger a las familias más vulnerables.
 
El Ejecutivo regional, en colaboración con el Gobierno estatal, asume la gestión de esta ayuda, a través de la Consejería de Desarrollo Sostenible desde 2020 en nuestra Comunidad Autónoma, facilitando una respuesta más a todas esas familias que, por diferentes motivos, atraviesan momentos difíciles al tener que convivir con escasos recursos económicos.