Maribel Sánchez-Maroto: “Nevenka no es ficción. Esto pasaba en España hace 21 años”

|

270222 va nevenka




El acoso sexual en nuestro país, su repercusión social, tratamiento mediático y evolución, ejemplificado en la historia real de Nevenka Fernández, protagonizó este viernes en Manzanares la segunda cita del XIV Curso de la Escuela de Ciudadanía (EC). La periodista Maribel Sánchez-Maroto Inarejos, directora de la serie documental ‘Nevenka’, habló de lo que significa la historia de la pionera del me too en España.


Nevenka Fernández consiguió en 2002 la primera sentencia que en España condenaba a un político por acoso sexual. Tenía 24 años, era concejala de Hacienda de Ponferrada (León) y denunció al alcalde de su partido, Ismael Álvarez (PP), por acoso sexual. Como rememora en la docuserie producida por Newtral y dirigida por Sánchez-Maroto, vivió un infierno. Aunque ganó en los tribunales, perdió el juicio social y tuvo que abandonar aquella España de hace dos décadas.


“Mucha gente joven piensa que esto es ficción. Nevenka no es ficción. Esto pasaba en España hace 21 años”, explicó Sánchez-Maroto ante el centenar de personas que acudió a la Casa de Cultura de Manzanares, donde recordó las manifestaciones multitudinarias que hubo a favor del acosador, los apoyos que recibió de la cúpula de su partido y el trato que la exconcejala recibió durante el juicio por parte del primer fiscal del caso.


“Ahora, eso no lo íbamos a consentir, nos cuentan muchos jóvenes. Eso me parece un éxito del documental y por eso ha tenido tan buena acogida, porque nos pone ese espejo retrovisor que, para bien y para mal, nos dice cómo éramos y como somos”. En la actualidad, “y ese es el principal cambio” según la directora del documental, “hombres y mujeres entendemos qué quiere decir no”, afirmó la periodista durante su charla con Juanjo Díaz-Portales, presidente de la EC.


La serie, que el 8 de marzo llega a la televisión en abierto en LaSexta, se estrenó hace casi un año en la plataforma Netflix y ha llegado a casi doscientos países. Es una historia universal “que se entiende en todos los idiomas, que sucedió en Ponferrada pero que se podría dar en México o Suecia”. “Nos llegan mensajes desde todos los rincones del mundo”, de personas que agradecen el testimonio de una mujer que no se resignó “y en la que se reconocen muchas”.


Sin embargo, lo que significó la denuncia de Nevenka Fernández no se supo ver en su momento. “No le dimos la verdadera dimensión”, reconoció Sánchez-Maroto. Ya nadie duda de que fue “un paso muy importante” que abrió el camino a muchas otras, como también lo ha sido revivir aquel infierno por el que pasó y que decidió contar en el documental para visibilizar a esas víctimas a las que se oculta y distorsiona la voz como si fueran culpables. “Por eso, decide ser la cara y la voz de tantas”, apuntó la ponente en la Escuela de Ciudadanía.


El ejemplo de sororidad y empatía que Nevenka Fernández encontró hace dos décadas en una rival política, Charo Velasco, la entonces portavoz del PSOE, también fue resaltado por Sánchez-Maroto durante la charla, “sobre todo viendo cómo se tratan los adversarios políticos cada semana en el Congreso de los Diputados”.


Odio en las redes sociales


Para la periodista manzanareña, directora de proyectos de Newtral, hoy día sería más difícil hacer lo que hizo Nevenka Fernández “porque tendría que enfrentarse a más cosas, también a ese patio de odio que muchas veces son las redes”, aunque apuntó que gracias a ellas también se consiguen logros a través de la movilización.


Otro obstáculo es el blanqueo de ciertas ideas retrógradas que creíamos superadas, con opciones políticas que incluso proponen derogar leyes como las de violencia de género. “Sería un desastre y un retroceso en derechos civiles que nos han costado mucho”, dijo Sánchez-Maroto aportando cifras y estadísticas incontestables: “Negarlo es negar la realidad. A las mujeres se las mata por ser mujeres”, más de 1.200 desde el año 2003, apuntó. Por ello, por un lado pidió que nadie ponga en cuestión cosas tan graves como las denuncias y, por otro, que nadie frivolice con estas cosas, en alusión a los comentarios que hizo el entrenador del equipo femenino de fútbol del Rayo Vallecano animando a cometer una violación grupal.


Educar en valores


El tratamiento informativo del acoso, abusos o violencia de género ha evolucionado. Ya se habla de asesinatos y no de crímenes pasionales. Existe más sensibilidad, resaltó la periodista, que también valoró cómo ella con 10 años no sabía qué era la violencia de género y los niños y niñas de ahora sí tratan este tema en el colegio. “Y la única manera de luchar contra este tipo de comportamientos es, como en tantas cosas, con la educación, desde las escuelas. Hay que educar en valores”, añadió.

Antes de concluir, también hubo tiempo para las preguntas del público y para abordar otros asuntos relacionados, como el nuevo me too por los casos de pederastia en la Iglesia Católica, el acoso sexual que sufrió Zaida Cantera en el ejército, el caso de ‘La Manada’ o para reflexionar ante datos como el incremento de denuncias por agresiones sexuales o la relación entre el acoso sexual y la brecha salarial. Y es que, “el acoso y el abuso no tienen que ver ni con la clase social ni con el escalafón”.

“Son mis raíces”

Del casi centenar de relevantes ponentes que han pasado por la EC en sus catorce cursos, Sánchez-Maroto es la primera manzanareña. Curtida durante 29 años en TVE, primero en Cataluña y desde 2004 en Madrid, hace cuatro años fichó por Newtral, donde Ana Pastor le propuso hacer este documental, “el regalo profesional más grande que me han hecho nunca” y “el trabajo donde hay más verdad de todos los que he hecho”, reconoció. Y no ocultó lo especial de este reencuentro con sus orígenes, con Sánchez-Marotos y con Inarejos, y con otras personas de apellidos distintos pero que también son familia, con amigas del colegio y con antiguos vecinos de la calle San Marcos, donde vivió. Con muchos sigue teniendo vínculos, a pesar de salir de Manzanares con apenas 11 años de edad, cuando su padre, factor de Renfe, fue trasladado cerca de Barcelona.

“Ana y yo hemos hecho muchas entrevistas, pero este es el pueblo de mis padres. Aquí he vivido hasta los 11 años. Es mi casa, son mis raíces y voy a llorar. Muchas gracias y muchas veces que nos veamos”, concluyó mientras contenía las lágrimas antes de recibir un prolongado aplauso.

La Escuela de Ciudadanía es una asociación sociocultural independiente fundada y dirigida por el periodista Román Orozco. Cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Manzanares y el patrocinio de la Diputación de Ciudad Real, Fundación Unicaja y Cadena Ser. Su próxima cita será el 25 de marzo. José Álvarez Junco, catedrático de Historia, y el periodista Jesús Ceberio, exdirector de El País, hablarán del odio en la política.