Asociación de Víctimas del Terrorismo

|

180222 VA VICTORIA



Todavía recuerdo aquella entrevista en la que Pedro Sánchez, dijo que no iba a pactar con Bildu. Dijo que se lo podía repetir cuatro, veinte veces a lo largo de esa entrevista. También dijo que no iba a pactar con unidas podemos. ¿Y qué pasó?


Engañó a todos los españoles y españolas. Lo único que quería era el poder y lo sigue queriendo y no le importó pactar con terroristas, comunistas y separatistas para ser presidente. Desde ese momento el PSOE, dejó de existir para mí.


Nunca entenderé que sea más importante gobernar un país, con etarras y no tener en cuenta a las familias de las ochocientas cincuenta personas que asesinaron, incluyendo a 22 niños y niñas.


Yo no sé si puede dormir pactando con podemos, terroristas y separatistas.


Pero lo consiguió. Y ahí sigue. A no ser que le caiga un meteorito y le haga caer de la silla del poder. Que se vive muy bien en Moncloa sin dar un palo al agua.


Pensemos por un momento en la familia de Miguel Ángel Blanco y en él mismo.


Dos días secuestrado. Cambiaban su vida por el acercamiento de etarras a cárceles del país vasco. No podía ser. Fue la primera vez que la gente, en casi su conjunto salimos a la calle a pedir su libertad, con nuestras manos blancas elevadas hacia el cielo.


Fueron dos días desesperantes. Y al final cumplieron su palabra. Pero no pudo ser. Le pegaron dos tiros y, aun así, sobrevivió unas horas. Seguía luchando por su vida y por su libertad.


Me genera respeto qué pensaría al ver a sus asesinos diciéndole que iba a morir. Qué valientes. Delante de un hombre maniatado, sin poder defenderse y con una pistola dirigida a su cabeza. Seguro que él estaba tranquilo. Defendería la libertad hasta con su propia vida y no se inclinó a sus asesinos suplicando por su vida. Seguro que fue así. Y nació el Espíritu de Ermua.


Como tantas personas que murieron por culpa de unos asesinos cobardes, poniendo bombas, incluso matando niños y niñas, en un centro comercial, en el aeropuerto, poniendo bombas en los coches, matando a civiles, a cadetes, sin ningún tipo de remordimiento. Incluido el asesinato de un enterrador que mataron por dar sepultura a un político del partido popular que asesinó ETA.


Qué valientes son. Tapándose la cara, matando delante de los hijos asesinados, por la espalda y saliendo corriendo con la fuga prevista. Son unos cobardes. No dan la cara, solamente matan porque no quieren que otros vivan y que piensen diferente a ellos. Y que les repriman, no sé de qué. Uno dijo que se vieron obligados a ello. No entiendo nada.


Aparte de asesinos y terroristas, se me ocurren otros adjetivos, pero solo pienso en lo cobardes e injustos y poseedores de la vida. Deciden quien vive y quien muere.


Sin embargo, ahí tenemos a pedrito que ya creo que ha pactado con el diablo. Siempre se han hecho negociaciones con los terroristas, todos los partidos, para quitarlos del marco asesino. Pero lo de pedrito excede todo valor y principio.


Ya ha acercado a los etarras al país vasco. Y como el gobierno vasco tiene las competencias en materia de instituciones penitenciarias y como van a aprender un oficio, saldrán a la calle en breve. Aparte de que les proporcionarán una paguita, vivienda y todo tipo de prebendas. Así pueden contar con los votos de pnv y bildu.


Me enfadé mucho cuando pedrito sintió mucho que un etarra se suicidara. En España, se suicidan unas diez personas al día y nunca he visto, decir lo siento a sus familias.


Lo que estaría bien, es que diera una rueda de prensa diciendo LO SIENTO MUCHO, por todas las familias de los que asesinaron a manos de estos cobardes.


Me gustaría que se pusieran en lugar de las víctimas, los terroristas, claro. Y que fuera un grupo que asesinara a familiares de terroristas. La cosa no sería igual. ¿Verdad?


Y, ¿Qué pueden hacer todas las asociaciones victimas de terrorismo? Seguir luchando por el buen nombre de sus seres queridos, independientemente de este gobierno, que ya estamos viendo que no les tiene en cuenta. Más bien las ignoran.


Nunca debemos olvidar, nunca, a los asesinados por ETA, a todos sus familiares. Forman parte de nuestra historia. Y, evitar, que algo tan cruel vuelva a suceder.


Un diputado de ciudadanos, de manera gráfica, contó como mataron a un niño pequeño. Pusieron una bomba en el coche de su padre, y explotó. Cuando fue a coger a su hijo, se le caía por todas partes. Eso, pedrito no quiere verlo, no lo sabe, lo ignora, le da igual…. Por favor, quiero que me conteste.


¿qué pueden hacer esos padres con su hijo destrozado? Toda la vida castigados al sufrimiento, por culpa de unos matones cobardes que, de noche, pusieron una bomba lapa.


Por eso, no podemos olvidar nunca a todas las personas asesinadas ni a todas sus familias, que siguen viviendo el recuerdo de sus seres queridos, y que alguien los mató por vivir en libertad.


¿me pueden explicar porqué pedrito se ha unido a ellos?, a los terroristas y deja que la ley se cumpla, las sentencias judiciales se respeten, ¿y se vaya del gobierno de una vez?


Me repito y no me importa. Apoyo, total, absoluto a todas las familias de victimas de los terroristas. Recuerdo permanente de las personas que no han podido continuar con sus vidas.


Concentraciones de personas pacíficas apoyando la libertad de ideología y de expresión y el respeto y admiración de todas las personas que lucharon por la libertad de su país. Es lo que tenemos que hacer. Mantener vivo su recuerdo y exigirle a pedrito que valore la vida y no justifique la muerte, pactando con ellos.


Y también, mi mas sincero respeto por todas las personas a las que no han descubierto quien las mató, y a todas las personas secuestradas que lograron sobrevivir y luchar por su vida todos los días de secuestro.


Aparte de las extorsiones, que realizaban a empresarios vascos, sin olvidar a los que tuvieron que huir de su ciudad.


Y, no hay que olvidar, que alguien del partido socialista decía que hay que perdonar a los verdugos de las víctimas. ¿acaso ellos y ellas han pedido perdón por matar a gente inocente? No lo van a hacer en la vida.