El Gobierno regional invierte 624.000 euros para incrementar la seguridad vial en circunvalaciones como la de Valdepeñas

|

230122 va carretera 2



El Gobierno de Castilla-La Mancha acaba de adjudicar por 624.000 euros las obras para mejorar la seguridad vial en cuatro puntos de las carreteras de titularidad autonómica en la provincia de Ciudad Real.


El delegado de la Consejería de Fomento en Ciudad Real, Casto Sánchez, destaca que la importancia de estas actuaciones está muy por encima de su presupuesto, ya que con ellas se contribuye de forma muy apreciable a hacer más segura la circulación por las carreteras que gestiona la Administración regional en la provincia.


La obra más relevante es la construcción de una glorieta en la CM-412 en la intersección de la circunvalación de Valdepeñas con la carretera a Torrenueva y Castellar de Santiago, la CR-612. Tendrá veinte metros de diámetro y una calzada de ocho metros de ancho.


Se trata de un cruce muy transitado, por el que pasan diariamente más de dos mil vehículos. Con esta obra se conseguirá hacer más seguro el cruce, que ahora solo cuenta con un carril de espera para los vehículos que vienen desde Villanueva de los Infantes y han de girar a la izquierda para incorporarse a la CR-612.


La segunda intersección en la que va a actuar el Gobierno regional es la de la CM-420 con la antigua N-IV en la variante de Puerto Lápice. Está previsto cerrar la glorieta partida que regula en estos momentos el cruce.


En las cercanías de Puerto Lápice también está previsto mejorar la seguridad del cruce de la CM-420 con la carretera a Las Labores y Villarrubia de los Ojos, la CM-4120. Está prevista la creación de dos carriles adicionales en el margen izquierdo de la CM-420 de al menos sesenta metros de longitud para que todos los giros e incorporaciones se hagan con más seguirdad.


Por último, se renovará el firme de una rotonda en la CM-3166, el antiguo tramo de la CM-420 que transcurre por Alcázar de San Juan. Se trata de una glorieta situada en el punto kilométrico 0,8, cerca de las instalaciones de CLH, que facilita el acceso al centro de la ciudad a los vehículos procedentes de Campo de Criptana.

El plazo estimado por el Ejecutivo de Castilla-La Mancha para llevar a cabo estas obras es de cinco meses.