El CEIP Jesús Castillo pone en marcha un ambicioso proyecto de inteligencia emocional

|

170122 va cole jesus castillo



Las emociones influyen y condicionan todos los aspectos del ser humano. De hecho, la gestión de emociones se relaciona estrechamente con el estrés y hasta con la propia salud física, como así lo están demostrando numerosos estudios.


En el sector educativo, los programas de desarrollo de habilidades socio-emocionales promueven el bienestar personal y el éxito académico, reducen los problemas relacionados con violencia, drogas, alcohol, anorexia, mejoran la convivencia en las aulas y favorece el desarrollo integral como persona.


Por todo esto el profesorado del CEIP Jesús Castillo de Valdepeñas se ha decidido a poner en marcha un ambicioso proyecto de Inteligencia Emocional, comenzando este curso con su propia formación para posteriormente trabajar con los alumnos este aspecto tan importante del desarrollo del ser humano.


«Hemos aprendido cómo una buena gestión emocional incide muy positivamente en nuestro estado general y labor profesional como docentes, mejorando nuestra relación, comprensión y empatía con los alumnos y con nuestros propios compañeros de trabajo. Consideramos que hemos dado un pequeño pero importante paso que nos puede llevar a mejorar nuestra labor docente, dotándonos de herramientas que repercutirán positivamente en toda nuestra comunidad educativa, no solo con resultados inmediatos, sino también con la proyección de futuro que unos alumnos con buenas herramientas emocionales pueden evidenciar.»


Los expertos que han ejercido como ponentes de este curso de formación han sido M. Pilar González López, enfermera de profesión con amplia formación en medicinas integrativas y autora del libro “Guía de Autoconocimiento: Meditación Cuántica”; y Luis Caminero, profesor de yoga y mindfulness, maestro de reiki y autor del libro “Relajacionándonos”.


En palabras del propio Caminero: «Estas herramientas, enfocadas hacia la atención, prioridades, respiración, armonización, autoconocimiento, gestión del tiempo, y la sonrisa reconstituyente dan recursos a unos docentes abiertos a descubrir.


Crear la energía de grupo desde la unión por el amor a la enseñanza es apasionante. Volver a la esencia de nuestros niños interiores es un regalo presente, nunca mejor envuelto.


Mi más sincero agradecimiento a todo este equipo docente ante el que me quito el sombrero por su entrega y profesionalidad.


Gracias por dedicar vuestro tiempo extraescolar a descubrir herramientas para la educación emocional y más, que sin duda benefician personalmente y totalmente a las niñas y niños que tienen la suerte de teneros como maestros.”