Los grandes logros de Castilla-La Mancha en infraestructuras, agua y transición energética permiten avanzar hacia una región más sostenible

|

291221 rg junta 9




La consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno autonómico, Blanca Fernández, ha remarcado el posicionamiento de Castilla-La Mancha para avanzar hacia una región más sostenible con un trabajo estratégico en el que lleva involucrada varios años a la hora de diseñar y poner en marcha medidas relacionadas con las áreas de transporte, infraestructuras, política hídrica o transición energética.

 
 
Empezando por esta última, la portavoz del Ejecutivo que preside Emiliano García-Page ha ofrecido un dato que por sí solo lo dice todo y es que, “en diciembre de 2021 podríamos autoabastecernos de energía renovable que se produce en Castilla-La Mancha. Somos líderes en España en energía fotovoltaica, la segunda región en potencia eólica instalada y la tercera en termosolar”.
 
 
Con este punto de partida se entiende que la región haya conseguido que en todos los edificios de la administración autonómica, organismos públicos dependientes de ésta y en el SESCAM se consuma energía eléctrica procedente de fuentes renovables, una línea a seguir y una invitación a otros sectores tanto públicos como privados con los más de 70 millones de euros en incentivos económicos convocados por el Gobierno regional en materia de transición energética o los 31 millones en ayudas al autoconsumo energético en empresas y particulares, “que también se traducirán en el medio plazo en renta para las familias y competitividad para las empresas”, ha defendido la consejera.
 
 
Blanca Fernández ha señalado que la apuesta más reciente del Ejecutivo castellanomanchego por este sector va ligado al hidrógeno verde, donde ha situado a la región a la vanguardia tras adherirse al Clúster del Hidrógeno de Castilla-La Mancha de la mano de las empresas especializadas más potentes, además de formar parte del Centro Nacional del Hidrógeno de Puertollano, y ello con el claro objetivo de experimentar un importante desarrollo socioeconómico. 
 
 
Por lo tanto, varios objetivos prioritarios, como acelerar la transformación del actual modelo de producción y consumo hacia uno sostenible y circular y hacer compatible la protección del medio natural y la biodiversidad, que debe quedar en herencia a las generaciones futuras, con la creación de empleo, especialmente en el medio rural, para afrontar el reto demográfico en mejores condiciones.
 
 
Una sostenibilidad que tiene mucho que ver con la protección del medio ambiente y, en este campo, el Gobierno regional ha dedicado 90,7 millones de euros en prevención y extinción de incendios, otros 76 millones para medios aéreos antincendios durante los próximos cinco años y una inversión histórica de 2,5 millones en espacios naturales protegidos.
 
 
La gran ‘cosecha’ del sector agroalimentario
 
 
Y si hay un área también clave en la sostenibilidad, es la relativa a Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, que no está reñida con el desarrollo económico “que genera el sector agroalimentario, nada más y nada menos que el 17 por ciento de la riqueza regional”. Y podría ser aún más rentable si dispusiera de parte del agua que se marcha al Levante a través del trasvase Tajo-Segura. En este sentido, la consejera y portavoz se ha congratulado del cambio en las normas de explotación, sobre todo en el nivel 2, donde la derivación máxima de agua es de 27 hectómetros cúbicos frente a los 38 anteriores. Al respecto, la consejera ha afirmado que “es imposible seguir explotando el Tajo de manera indefinida” y se ha mostrado convencida “de que va a haber noticias en este sentido en los próximos meses y años.
 
 
Para respaldar al sector agroalimentario y al medio rural, el Ejecutivo del presidente García-Page ha destinado 830 millones de euros en ayudas durante 2021, donde destacan los 616 millones a renta agraria a través de la PAC, 33 a la agricultura ecológica y 32 a las ayudas Focal.
 
 
De forma metafórica, Blanca Fernández ha destacado que “la ‘cosecha’ no puede ser mejor porque hasta octubre se han alcanzado 2.410 millones en exportaciones”, representando el 32,2 por ciento del total exportado y un aumento de diez puntos con respecto al mismo periodo de 2020.
 
 
Y, de cara al 2022, la consejera y portavoz ha citado tres grandes ejes: abastecimiento de agua con la puesta en marcha del primer ramal de la tubería a la llanura manchega, “el primera ramal que va a ser el comienzo de la solución de medio millón de habitantes de La Mancha, no solo de Ciudad Real sino de Albacete y Cuenca”; el avance en el tratamiento de aguas residuales con la proyección de 25 nuevas estaciones depuradoras; y la mayor inversión de regadíos de la historia con 144 millones de euros en regadío sostenible.
 
 
Un modelo de transporte pionero adaptado a la demanda ciudadana
 
 
Como novedad, la portavoz ha citado la modalidad del transporte sensible a la demanda en la que está trabajando el Gobierno de Castilla-La Mancha. Es decir, “se trata de personalizar este servicio a las necesidades de las personas que viven en el ámbito rural y no al revés, como sucedía hasta ahora”, tal y como se está realizando con el primer proyecto piloto en la Serranía Alta-Alcarria de Cuenca, con la previsión de poner en marcha un proyecto piloto similar en Campo de Montiel y otros cinco en distintas zonas de la región durante 2022.
 
 
Sin duda, una filosofía que encaja en el reto demográfico, al igual que la mayor parte de las 140 actuaciones de rehabilitación y mejora de la red autonómica de carreteras a las que se han destinado más de 53 millones de euros a lo largo del año actual, cuya mayor cuantía, en concreto siete de cada diez euros “podemos decir que se han invertido en carreteras que pasan por zonas escasamente pobladas; a los que habrá que sumar otros 27,5 millones en 2022 destinados en exclusiva a la mejora de 141 kilómetros de carreteras en zonas de baja densidad demográfica.
 
 
O en el ámbito de la vivienda, los más de 46 millones en ayudas al alquiler y 48,4 millones a la rehabilitación de viviendas, donde se prima a menores de 35 años que decidan vivir en municipios de menos de 5.000 habitantes y también a mujeres víctimas de la violencia de género, al igual que sucede con los 5,6 millones de euros en ayudas para la rehabilitación energética de viviendas en el medio rural. En este sentido, la consejera ha destacado que en 2021 ha habido una buena noticia para las personas jóvenes de Castilla-La Mancha y es que, “por primera vez hemos concedido todas las ayudas al alquiler para las personas jóvenes que las habían solicitado y que cumplían los requisitos” gracias a poner el suficiente presupuesto público.