El nuevo TAC del Hospital de Manzanares supera en seis meses los 2.300 estudios y permite eliminar la lista de espera en Radiodiagnóstico

|

291221 rg junta 3



La instalación y puesta en marcha de un nuevo TAC al Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares, dentro del Plan de Renovación de Alta Tecnología Sanitaria del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha supuesto un avance importante para el servicio de Radiodiagnóstico.

 
Así lo ha comprobado el director general de Asistencia Sanitaria del SESCAM, José Antonio Ballesteros, que ha visitado el área acompañado de los responsables regionales de Atención Primaria y Cuidados y Calidad, Julio Cuevas Morales y Begoña Fernández, respectivamente.
 
Una mejora que se traduce en un incremento superior al diez por ciento en el número de estudios realizados en seis meses de funcionamiento, en comparación con las realizadas en el año 2020. Lo que supone en términos absolutos que se hayan realizado en este semestre más de 2.300 estudios diagnósticos, unas 200 exploraciones más que en el mismo periodo del año anterior.
 
No obstante, la incorporación del nuevo equipamiento ha supuesto, junto al aumento de actividad, la posibilidad de realizar estudios más complejos, así como una mejora de los indicadores de calidad gracias a la reducción de dosis de radiación.
 
Todo ello es posible gracias a las características del TAC multidetector de 64 filas. Tecnología avanzada que permite la realización de más estudios con un mayor número de imágenes y en un menor tiempo, pudiendo ampliarse por lo tanto el número de exploraciones por turno de trabajo.
 
Unas características técnicas que unidas a la mejora en la gestión de las agendas han permitido acabar con la lista de espera. A día de hoy “el tiempo medio de espera para la realización de un estudio es de tres días y no hay ningún paciente en lista de espera para primera cita en el tramo de siete días”, ha explicado la directora gerente del área, Nuria Sánchez Marín.
 
Los equipamientos adquiridos aportan importantes mejoras y permite la realización de estudios más complejos que se han incorporado a la cartera de servicios del Hospital Virgen de Altagracia. En este sentido, ha subrayado Sánchez Marín, “la diferencia es muy notable ya que se ha alcanzado un 17 por ciento de incremento en la actividad radiológica con respecto al mismo periodo de tiempo en el 2020 y un 23 por ciento con respecto al 2019”.
 
“El equipo incluye el software necesario para la realización de estudios cardiacos y de perfusión cerebral que no se podían realizar anteriormente”, ha insistido la gerente del área, así como se ha mejorado notablemente la resolución en estudios vasculares, “uno de los campos donde el avance ha sido mayor, al alcanzar una calidad de imagen que con el anterior equipo no era posible”.
 
Disminución de la dosis de radiación.
 
Entre las mejoras que implica el nuevo TAC está también la disminución de las dosis de radiación, ya que este equipamiento cuenta con programas de modulación de dosis que se están traduciendo en una disminución de dosis por encima de un 50 por ciento con respecto al equipo anterior.
 
El servicio de Radiodiagnóstico del Hospital Virgen de Altagracia está certificado según la norma ISO 9001. Dentro del sistema de calidad se han introducido una serie de indicadores para controlar la dosis que se les está administrando a los pacientes en los estudios tomográficos. Tras analizar los datos de estos seis meses de funcionamiento del nuevo TAC se ha verificado una reducción de dosis en la práctica totalidad de los estudios.