'Luis Ibáñez: maestro de música', de Tomás Megía

|

211221 va brotons



La Concejalía de Cultura y Turismo del Ayto. de Valdepeñas, que con tanto acierto dirige la muy activa concejala Vanessa Irla, ha publicado este interesante libro, cuyo autor es el maestro de escuela jubilado, buen poeta y mejor persona Tomás Megía, que ha tenido el detalle de regalarme dedicado el volumen que comento, en el que hace un amplio recorrido completo: documentado y detallado por la familia Ibáñez y su relación con la Música, en Valdepeñas, que convierte a esta edición en una joya que, todo valdepeñero que se precie de serlo debe tener en su biblioteca y, especialmente, los/as que aman la música, dado que, la familia Ibáñez han sido los que más han hecho por la disciplina musical en la patria chica del gran Juan Alcaide, que fue íntimo amigo de los Ibáñez, hasta el extremo de escribir un "Himno para la República", que el maestro don Luis Ibáñez Fernández iba a ponerle la música, pero le fue dando largas...y al final terminó la guerra incivil y el himno quedó inédito, lo que salvó del seguro fusilamiento a Juan Alcaide, que fue depurado y suspendido de empleo sueldo durante 2 años, pero no encarcelado durante años o fusilado, como otros muchos maestros de escuela, que eran de ideas republicanas y tuvieron peor suerte que nuestro vate manchego y universal.


El tomo tiene 260 páginas y está ilustrado profusamente con fotos a color y blanco y negro, impresas en papel cuché de buen gramaje, lo que hace que su lectura sea muy didáctica y agradable, incluso al tacto.


ENHORABUENA.


Mi más sincera enhorabuena al Consistorio de la: "Ciudad del Vino"-mi patria chica- por sacar a la luz esta joya, y a su artífice, mi colega Tomás Megía Ruiz- Flores, que tiene un corazón como una "tenaja" de barro de las de 600 arrobas, como las que había en la bodega de mi padre y mis tíos: "Bodegas de Matías Brotons y Hermanos", fundadas en 1920 por mis abuelos Joaquín Brotons Fenoll e Isabel Gonzálvez Vives, en las que trabajamos cuatro generaciones, incluido el autor de esta reseña, que recuerda el entierro de Luis Ibáñez Fernández: Maestro de Música, cuando salió el cadáver de su casa en la calle: Principal-posteriormente: Maestro Ibañez-camino de la parroquia de la Iglesia de la Asunción, mientras la banda de música de Valdepeñas, que él había creado y dirigido tocaba una marcha, que yo escuché emocionado siendo un niño terriblemente tímido, que se aferraba a la mano de mi querida madre, que, en gloria este.


www.joaquinbrotons.com