Juan de Dios López: "En marzo de 2022 cumpliremos 54 años haciendo churros"

|

271021 va juan de dios churreria veracruz



Más de medio siglo al pie del cañón es todo un logro. Y lo es más aún teniendo cada vez más adeptos y siendo conocidos incluso más allá de nuestras fronteras. Y es que Churrería Veracruz cumplirá el próximo mes de marzo de 2022 un total de 54 años elaborando churros y porras. Y patatas. Las famosas patatas de la Veracruz, conocidas también en Inglaterra a raíz de una curiosa historia. Repasamos toda la trayectoria y el secreto de sus churros y de sus patatas, de las que han llegado a elaborar 2.000 kilos diarios, hablando con uno de sus responsables, Juan de Dios López, en esta estrevista.


¿Cuántos años lleva en marcha Churrería Veracruz?


Llevamos 53 años. Empezamos en el año 1968 y en marzo del 2022 cumpliremos 54 años haciendo churros.


¿Cómo recuerdas los inicios?


Yo era un crío, tenía 11 años. Recuerdo que mi padre trabajaba en el campo y a mi madre se le ocurrió montar la churrería para sacar adelante a los cinco hermanos que somos. A mí me vino bien porque en vez de trabajar en el campo, que es lo que hacía mi padre, empecé a trabajar haciendo churros y a estudiar. Gracias a eso pudimos ir saliendo adelante.


Primero estuvo en la Veracruz...


Sí, por eso se llama así. Allí pasamos 35 años. Y luego vinimos aquí, donde ya llevamos 18 años.


¿Qué balance puedes hacer de todo este tiempo?


Muy positivo. Porque nos ha dado de comer a los cinco hermanos y a más gente. Y luego, junto a las patatas Veracruz, hemos estado viviendo de este negocio unas doce o catorce familias, así que el balance es positivo.


¿Por qué empezásteis a elaborar patatas?


Porque normalmente los que empezamos haciendo churros, como ya tenemos de por sí una freidora con aceite, luego probamos con las patatas. La mayoría de elaboradores de patatas comenzaron como churreros. Tú tienes una freidora, coges una máquina que corta la masa de las patatas en láminas, y así empezamos. Poco a poco fuimos creciendo. Empezamos friendo un saco y terminamos friendo dos mil kilos de patatas diarios. Y hay que destacar que son productos muy artesanos. 


El negocio de las patatas también ha sido muy exitoso porque os conocen a nivel internacional...


En nuestra zona sí que somos muy conocidos y en Castilla-La Mancha y Madrid. Y exportamos de vez en cuando un par de paquetes a Inglaterra. Se trata de una empresa de Inglaterra que compraba vino a Corcovo y Domingo Megía los trajo a Valdepeñas para conocer su bodega. Fueron a tomar un vino al Penalty y probaron nuestras patatas. Les gustaron mucho. Y es que en Inglaterra están más acostumbrados a tomar las patatas con sabores, que si sabor a chorizo, a queso. Mi hermano decía que el que le echa saborizante a las patatas es para esconder el sabor de las patatas. 


¿Cuál es el secreto de vuestros churros para gustar cada vez a más gente durante tantos años?


Ninguno. Mantener un aceite que esté en buenas condiciones. Todas las semanas lo vamos cambiando. Es muy difícil darle gusto a todo el mundo porque hay a quien le gustan más hechos, otros más crudos, pero nosotros intentamos buscar siempre un término medio. Y utilizamos buena materia prima. No hay más secretos.


¿Qué cantidad puede llegar a salir en un día normal?


Podemos llegar a dar una media de 250 desayunos diarios, contando sábados y domingos. Y unos 400 churros y 200 porras.


¿Tenéis algún proyecto?


Descansar. Ahora hemos alquilado la fábrica de patatas a un grupo de empresas. Se la  hemos dejado en el mejor momento, en el momento en el que se interesó Mercadona por nosotros.