Javier Carrasco: "En carnicería Chavines ofrecemos una atención muy cercana y una gran apuesta por la calidad"

|

170921 VA CARNICERIA CHAVINES 13



La carnicería y charcutería Chavines abrió sus puertas hace casi un año en el barrio de Cachiporro, en concreto en la calle Magdalena. Javier Carrasco, con diez años de trayectoria como carnicero, y su padre, con cuarenta años dedicado a este oficio, decidieron que ya era hora de contar con un negocio propio y así nació este establecimiento que se caracteriza por una atención cercana y por la calidad en sus productos, todos de la tierra. Los hemos visitado y hemos hablado con ellos en esta entrevista.


¿Cuándo abrió sus puertas la carnicería?


Llevamos desde el 22 de diciembre de 2020.


¿Por qué decidísteis montar vuestro propio negocio?


Por el paro, al estar sin trabajo y sin opciones en grandes empresas, y teniendo en cuenta la trayectoria profesional que tiene mi padre y la experiencia de los dos, decidimos intentarlo.


¿Cuántos años de experiencia acumuláis?


Yo llevo unos diez años trabajando como carnicero y charcutero y mi padre lleva más de 40 años.


¿Qué balance podéis hacer desde que habéis abierto vuestra carnicería?


Un balance bastante bueno, dentro de la situación que llevamos con la crisis y el Covid, mucho mejor de lo que nos esperábamos.


¿Cuáles son vuestras señas de identidad?


Ofrecemos una atención muy cercana al público, calidad y precio dentro de lo razonable.


¿Y qué tipo de productos podemos encontrar?


Todos los productos autóctonos de la zona, como cordero manchego, cerdo y ternera nacional. En el apartado de elaborados, todos los productos son caseros, hechos por nosotros, como albóndigas, empanados... También tenemos charcutería e ibéricos de empresas de la zona, como Donoso, y quesos de la zona, de Pozo de la Serna. 


Y también tenéis un pequeño apartado de alimentación...


Sí, tenemos algunos productos básicos para cocinar. Por ejemplo, si alguien viene a por magro para hacer magro con tomate, se puede llevar el tomate y el aceite además del magro. 


¿Cómo invitarías a la gente que no os conoce aún para que os visite?


Es difícil que la gente salga de su zona de confort en cuanto a consumo de carne y cuando se trata de comer cuando llevas comprando muchos años en el mismo sitio, tienes una confianza difícil de cambiar. Pero animaría a la gente a que nos visite porque casi con total seguridad les gustará.