Valdepeñas: vino, cultura...

|

020921 va brotons




Este año no hay "Fiestas del Vino de Valdepeñas", dada la epidemia, que asola el mundo, pero el que no se celebren las fiestas báquicas no quiere decir que no sea una fecha idónea para visitar la "Ciudad del Vino", ya que tanto sus bodegas, museos, tabernas, bares, mesones, restaurantes... están abiertas al público y con las medidas necesarias para evitar los contagios de la antes citada "pidemia", así que, les sugiero organicen un viaje de placer y hedonismo a mi amada ciudad natal, mi Atenas, mi Alejandría de La Mancha, donde pueden contemplar todo tipo de cosas interesantes, que les gustarán en extremo, particularmente sus bodegas, cuevas, vinos...


VINO.


En este apartado hay cantidad de bodegas centenarias y actuales que, previa cita, puede visitar y contemplar detenidamente la descarga de las uvas blancas y tintas y la elaboración del dulce mosto en excelentes vinos: blanco, tinto, rosado..., que ya se exportan a más de 120 países, donde son elogiados por prestigiosos críticos.


Además, también les sorprenderán su variada y amplia hostelería, en la que podrán degustar platos típicos de su gastronomía: migas, gachas, pisto manchego, pipirrana, tiznao, caldereta de cordero, duelos y quebrantos... regados con sus magníficos vinos jóvenes, crianzas, reservas, grandes reservas... que, en Valdepeñas, tienen la ventaja de ir acompañados con una tapa, algo ya bastante raro casi en todas partes, donde te cobran hasta el agua del grifo.


ESCULTURAS


También pueden recorrer la ruta de las esculturas, que están instaladas en diferentes calles, rotondas, paseos, plazas... de la patria chica de Gregorio Prieto, Juan Alcaide, Francisco Nieva, Tomás de Antequera, Sagrario Torres, Óscar Benedí, Ignacio Crespo Foix y tantos otros creadores, que llevaron el nombre de Valdepeñas por todas las latitudes que recorrieron.


Esculturas cuyos autores son de primera fila: José Lillo Galiani, Venancio Blanco, José Herreros, Javier Galán, Sergio Alonso Moro, Víctor Ochoa, Máximo González, José Seguri, Rafael Canogar, José Luis Sánchez, Julio López Hernández...


MUSEOS


En esta sección, que es fundamental ver tiene también un amplio surtido para elegir: Museo Municipal de Arte Contemporáneo y Arqueología Ibérica, Yacimiento Ibérico del Cerro de la Cabezas, Museo de los Molinos de Gregorio Prieto, Museo del Vino de Valdepeñas, Bodega Museo y Fundación-Museo: Gregorio Prieto, aunque éste último creo está cerrado por obras...


De visita obligada es la centenaria bodega: "Los Llanos", cuya cueva data del año de la fundación (1875) y es de las más grandes de España, porque atraviesa el subsuelo de varias calles de la antigua "Luparia" -nombre romano de Valdepeñas-.


CASAS MODERNISTAS


De la época dorada de Valdepeñas, quedan algunas moradas de arquitectura modernista que son auténticas joyas, entre otras: La casa-palacio de la familia Cruz, la también casa-palacio de la familia Izarra, el Centro Cultural: La Confianza-donde pueden visionar las obras seleccionadas en la prestigiosa "82 Exposición Internacional de Valdepeñas"- y especialmente las edificaciones situadas en el Paseo de la Estación, que es donde comenzaron en el siglo XIX a construirse sus hogares la burguesía valdepeñera, que se enriqueció con la puesta en marcha en 1861 del famoso: "Tren de Vino", que, diariamente, transportaba 25-30 vagones cargos de pellejos de vino a Madrid, ciudad que siempre fue fervorosa del néctar báquico valdepeñero, hasta el extremo de que el cronista oficial de la "Villa y Corte", en el siglo XIX, Mesoneros Romanos nos dice en sus "Crónicas Matritenses", que el vino de Valdepeñas abastecía 810 tabernas de las 1500 que había censadas., entre ella la mítica taberna varias veces centenaria de: "Antonio Sánchez".


Dicha tasca de postín -es la más antigua de Madrid- cuyos vinos abasteció mi familia durante más de 60 años y con los caldos que elaboraba mi padre, Francisco Brotons Gonzálvez, en la: "Bodega Santa Pola"-fundada en 1920 por mi abuelo Joaquín Brotons Fenoll-, tenían tertulia semanal en la citada tasca ilustrada las siguientes personalidades: Pío Baroja, Gregorio Marañón, Julio Camba, José María de Cossío, Juan Belmonte, Ignacio Zuloaga, Joaquín Sorolla, Vázquez-Díaz, Juan Cristóbal y el abogado, juez, cronista oficial de Madrid, colaborador de: "ABC" y escritor Antonio Díaz Cañabate, que, inspirándose en los vinos que hacía mi antecesor y en la taberna antes nombrada escribió: "Historia de una Taberna (Espasa-Calpe, 1947), en la que elogia los caldos que fabricaba mi papá, que fue un excelente bodeguero al que siguieron en la dinastía familiar mi tío Matías y mi primo-hermano Antonio Brotons Sánchez, enólogo, que también fue cronista oficial y autor del imprescindible libro: "Apuntes Históricos de Valdepeñas".


En fin, este artículo podría hacerlo mucho más extenso ya que, Valdepeñas, la "Ciudad del Vino", da para mucho más, pero ya conocen el dicho, que: "Lo poco gusta y lo mucho cansa", así que, vengan a mi ciudad-isla y degusten sus afamados vinos y visiten sus bodegas, sus cuevas centenarias excavadas en la piedra caliza, sus museos y casas-palacio... Y que el di-vino Baco los corone con sus pámpanos de felicidad...


www.joaquinbrotons.com