José María Abarca: "Con las visitas teatralizadas contamos cómo era la vida y costumbres de los íberos en los siglos IV y III a.C. en el Cerro de las Cabezas"

|

210919 VA VISITAS TEATRALIZADAS CERRO CABEZAS 26



El grupo artístico y literario El Trascacho volverá a viajar en la historia este fin de semana con las visitas teatralizadas que llevarán a cabo en el yacimiento arqueológico del Cerro de las Cabezas. Una actividad con la que intentan acercar al público asistente cómo era la vida y costumbres de los íberos en los siglos IV y III a.C. Todo ello basado en un guión de Gema Candelas, arqueóloga e intérprete de patrimonio. Para saber más sobre lo que han preparado para las visitas de este año hemos hablado con José María Abarca, de El Trascacho.


¿En qué van a consistir este año las visitas teatralizadas?


Es una recreación histórica del Cerro de las Cabezas, de la vida y costumbres de los íberos en los siglos IV y III a.C, en base a lo que los arqueólogos han detectado. El guión está escrito por Gema Candelas, arqueóloga del Cerro de las Cabezas.


¿Cuántas escenas van a ser?


Hace cuatro años hicimos esta misma recreación histórica y son siete escenas. La primera se sitúa en el bastión circular cuadrangular, que es la muralla que rodea toda la población, donde están los militares. La segunda escena es en el bastión ciclópeo y se muestra el poder aristocrático y el religioso. La tercera escena se sitúa en la Casa de la Pizarra y muestra la vida dosméstica y aristocrática. La cuarta escena es en el santuario de los betilos, donde se hacen las ofrendas. En la quinta escena le damos colorido a la vida de entonces en el mercadillo, que es en las murallas del norte. La sexta es una escena familiar en una alfarería, que se desarrolla en el horno alfar. Y la séptima escena se sitúa en la muralla del sur, titulada 'La mala muerte'. Es la historia del Cerro de las Cabezas, donde hay una serie de reos que se les juzga y se les corta la cabeza.


Esta vez el aforo será más reducido...


Sí, aparte de por el Covid, es para evitar deteriorar todas las estructuras que ya están consolidadas porque vamos recorriendo todos los espacios del yacimiento.


¿Cuántas personas participáis en la recreación de las escenas?


Somos 26 actores y actrices. Vamos caracterizados de aquella época, con vestuarios que se hicieron a propósito. Se ha intentado hacer todo de la manera más fidedigna posible a la realidad de entonces.


¿Por qué siempre esta actividad tiene tan buena acogida por el público? Las invitaciones se han agotado en apenas dos días...


Es una actividad que genera mucha expectación, es algo fuera de lo normal. Mucha gente no ha ido nunca al Cerro de las Cabezas y éste es un buen motivo para visitarlo y a la gente le gusta. Además, con todo esto que hemos pasado, la gente estamos deseando de salir y de participar en actividades. Y como el aforo ha sido tan reducido, vamos a proponer a Cultura a ver si lo podemos volver a hacer en las Fiestas del Vino si finalmente se organiza algo.


Aunque este año es la tercera vez que lo hacéis, ¿cómo surgió en un principio esta actividad?


Fue una idea de Gema Candelas. Empezamos a animarla para que escribiera el guión. También ha participado Javier Pérez, jefe de los servicios de Cultura del Ayuntamiento. Y así surgió todo. Queremos intentar hacerlo todos los años pero el año que viene queremos que sea con un guión nuevo.


¿Cómo ha afectado a El Trascacho la crisis del coronavirus?


Tuvimos que cancelarlo todo lo que teníamos previsto. El año pasado teníamos dos obras que íbamos a estrenar a mediados de año y tuvimos que paralizarlo todo por el Covid. Eso lo volveremos a retomar. Tampoco pudimos hacer la Cata del Vino Nuevo. Sí hicimos la Limoná de Versos Alcaidianos que también la hacemos el próximo fin de semana. Y el concurso de pintura en el asfalto que hacemos para los niños en las Fiestas del Vino tampoco lo pudimos hacer.  Pero ahora ya estamos empezando a salir de ahí.


¿Quieres añadir algo más?


Sentimos que muchas personas no puedan venir a verlo por el aforo reducido. A ver si lo podemos volver a hacer más adelante. Es algo que llama mucho al público porque se hace al atardecer en el Cerro de las Cabezas, con una luz preciosa, y es muy bonito de ver.