González-Calero y su "Aliento"

|

120621 va brotons




La joven editorial castellano-manchega: "Mahalta", que comenzó su andadura hace poco tiempo con el poemario: "Aquí", del muy activo poeta Francisco Caro, acaba de sacar a la luz: "Aliento", libro de versos del conocido periodista y editor Alfonso González-Calero García, que, anteriormente, había publicado: "Ida y Vuelta"-Editorial Almud- y es autor de una polémica antología: "Brújula. Poesía de/en Castilla-La Mancha", también bajo el mismo sello editorial de Almud, que él dirigía. Antología, en la que son todos los que están, pero no están todos los que somos, porque faltan algunos literatos fundamentales de esta tierra nuestra tan ingrata con sus aedos, entre otros Teo Serna y un tal Joaquin Brotons Peñasco, al que algunos críticos han llamando el: "Cavafis de La Mancha" y que- por motivos que desconozco (Supongo, que no será por mi homosexualidad declarada)- no suelen incluir en las recopilaciones de poetas castellano-manchegos, ya que, la última antología que publicó la Junta de Comunidades, entre otras, tampoco lo incluyeron, ni lo citaron siquiera, después de llevar más de 45 años escribiendo, haber publicado 17 libros y ser elogiado su obra poética por poetas, escritores y críticos de la talla de: José Hierro, Ian Gibson, Pablo García Baena, Luis García Montero, Leopoldo de Luis, Francisco Nieva, Luis Antonio de Villena y Vicente Núñez, entre otros reputados hombres de letras.



Asimismo, González-Calero, que es un ser sensible y de muy amplia cultura ha coordinado los tomos: "Cultura en Castilla-La Mancha en el siglo XX" (2007), "Cultura en Castilla-La Mancha en el siglo XIX" (2012), "Castilla-La Mancha en el s XVIII" (2016) y el monográfico de la revista: "Monograma" (Apuntes sobre cultura en CLM a comienzos del s XXI) (2020). Además, es colaborador literario del diario: "ABC", en su edición de Castilla-La Mancha, en Toledo. Y una persona, como ya he redactado de una vasta cultura, que abarca todos los campos, pero especialmente la Literatura.

 



ALIENTO.


La cuidada y bella edición de: "Aliento" muestra en su portada una fina y delicada viñeta cuyo artífice es Rafael Calero, boticario de profesión, pero un excelente dibujante y pintor, que yo creo ama más las bellas artes que las complejas fórmulas de los medicamentos, dada la relación amistosa y las charlas que siempre he mantenido con él, junto a nuestro común amigo el pintor Esteban Núñez de Arenas.



El volumen de 75 páginas, que incluye 50 poemas y un interesante y esclarecedor prólogo del muy premiado poeta Federico Gallego Ripoll, que redacta: "Alfonso González-Calero establece en ese singular espacio de "por si acaso"; hombre discreto y poeta atípico, procura evitar el centro de la foto, alejando del foco su escritura, tan ajena a lo retórico. El suyo es el natural ejercicio de quien deja constancia de cuanto se halla al borde del camino de las grandes palabras, lo común que nos sucede y que se hace importante al reparar en ello dotándolo de identidad escrita: cada recuerdo y cada lejanía, que quizás-en el fondo- sean lo importante de la condición humana cuando es filtrada a través de nuestra costumbre..." Y continúa el prologuista:

 


"Aliento es la huella que deja sobre el suelo permeable el paso de un poeta", opinión sincera, que comparto en toda su extensión, dado que González Calero es un bardo del silencio y de vocación tardía a la hora de publicar, pero no de escribir, ya que, durante toda su vida ha escrito versos, que guardaba con primor. Los poemas de "Aliento" los ha redactado a lo largo de diez años (2011-2021), pero los de su anterior volumen, ya citado, incluía versos escritos a lo largo de toda su existencia.



BIENVENIDO


Bienvenido sea a la jungla de la poesía este interesante: "Aliento", que se salva de la quema del fuego sagrado, en la que deberían arder tantos libritos de poetas huecos, vacíos, que no dicen nada en sus engolados textos y que sólo sirven para engordar todavía más sus egos...; sus ansias desbordadas de parecerse a: Quevedo, Lope, Góngora, Lorca, Cernuda, Aleixandre...



Que los dioses benignos de la poesía acojan como merece este: "Aliento", de González-Calero, un poeta raro, extraño, pero un verdadero poeta, que, como Prados y Altolaguirre se ha dedico más a publicar a otros, que a sí mismo, algo que lo honra todavía más de lo que ya es considerado en el mundo editorial, en el que también hay cada víbora venenosa, que más que editores son sanguijuelas...