Los alumnos del Máster en Arqueología e Interpretación de la UAM participan en la construcción de un camino experimental que rodea la muralla sur del Cerro de las Cabezas

|

110621 va cerro cabezas 1



Un total de 16 alumnos han estado realizando durante las dos últimas semanas sus prácticas del Máster de Arqueología y Patrimonio de la Universidad Autónoma de Madrid en el Cerro de las Cabezas de Valdepeñas. Una colaboración, la existente entre el Ayuntamiento de la localidad y esta universidad, que se viene desarrollando desde hace años gracias a un convenio entre ambas entidades y que permite que los alumnos de este máster puedan completar su formación en este yacimiento donde poner en práctica lo aprendido.


Así lo ha destacado la teniente de alcalde de Cultura, Vanessa Irla, quien ha mostrado la importancia de que se sigan desarrollando este tipo de trabajos para la formación de futuros arqueólogos gracias a la colaboración entre Ayuntamiento y UAM.


Por su parte, Juan Blánquez, profesor y director de las prácticas, ha puesto en valor las características que reúne el Cerro de las Cabezas para el desarrollo de esta actividad. "Por la mañana realizamos aquí arqueología estratigráfica, arqueología de la cultura y elementos de puesta en valor para que todo lo que estudiamos e investigamos se transfiera a la sociedad; son propuestas que hacemos el ayuntamiento y la universidad y luego la Junta, si las considera correctas, las desarrolla", ha explicado.


Durante estas prácticas los alumnos han podido fabricar adobes interpretando y leyendo la propia tierra y el barro y también han colaborado en la construcción de un elemento de puesta en valor del yacimiento, como es un camino experimental que circunda todo el lienzo de la muralla sur. "A partir de ahí pretendemos acercar al público toda la estratigrafía y todas las unidades murarias, las distintas características del lienzo murario del yacimiento y es una muy buena forma de acercar a la comunidad local el yacimiento que tienen aquí", tal y como ha explicado Andrés Martín, uno de los alumnos.


Igualmente, Ana Díez, también alumna, ha asegurado que para ellos "es una gran suerte poder haber venido aquí porque no es la clásica excavación, sino que nos enseñan a interpretar lo que se ha excavado".