Corrales de Comedias Teatro regresó a la escena

|

190421 CR ALMAGRO



El pasado 15 de abril Corrales de Comedias Teatro volvió a subirse a las tablas. “Sus” tablas, las del Corral de Comedias de Almagro. Más de 25 años sobre el escenario, y que paradójicamente el jueves supuso el comienzo de una nueva etapa para esta compañía.


El último año ha significado para Corrales de Comedias un proceso de renovación de su estructura creativa, bajo la nueva dirección artística de J.Mañón.


Ante más de sesenta estudiantes de secundaria, llegados de Corral de Almaguer (Toledo), dieron luz verde al arranque de la Campaña de Teatro Clásico para Estudiantes con un espectáculo renovado: los Entremeses II “La guarda cuidadosa” y “La cueva de Salamanca” de Miguel de Cervantes.


Fieles a los textos cervantinos, la compañía presenta ahora una potente puesta en escena creando una nueva forma de ver los entremeses. Un nuevo mundo de bufones, sin tabúes políticos, ni éticos, desde el alma, sobre una estructura basada en una trabajada expresión corporal por parte de los actores, que abren la función en forma de LOA, sumergiendo al espectador desde el principio en un mundo teatral impresionante y solo a partir de un texto que explica lo que es el Corral de Comedias de Almagro.


Se trata de un trabajo progresivo, que se irá perfeccionando en los próximos meses... Nuestro objetivo es llegar a conseguir un “actor / actriz total”. El que domina todas las técnicas. Vamos a cantar, vamos a introducir percusión, baile, esgrima, acrobacias, malabares, cambios en la escenografía e iluminación. Vamos a profundizar en el arte de hacer teatro, ha querido reseñar J.Mañón.


Una compañía de teatro de referencia, también fuera de Almagro.


Los próximos 21, 22, 23 y 24 de abril viajaremos a Motril para presentar nuestros Entremeses II a alumnos de la región (sesión matinal 21, 22 y 23) y a todos los públicos (el sábado 24 de abril) en el Auditorio Municipal Juan Carlos Garvayo, que se convertirá en verdadero escenario del teatro del Siglo de Oro, gracias a una escenografía en escala 1:1 del Corral de Comedias de Almagro.