El Gobierno regional licita el servicio de comedor en más de la mitad de los centros públicos de la región por un importe de 52,6 millones de euros

|

310321 rg junta 4




El Consejo de Gobierno autorizó en su reunión de ayer a la Consejería de Educación, Cultura y Deportes a la contratación del servicio de comedor escolar para los cursos escolares 2021-2022 y 2022-2023, prorrogable por dos años más, en total cuatro años, en más de la mitad de los comedores escolares que hay en centros públicos de la región con un presupuesto de 52,6 millones de euros.

 
De esta decisión ha dado cuenta la consejera de Igualdad y portavoz, Blanca Fernández, quien ha detallado que el presupuesto anual es de 14,1 millones, por lo que, al tratarse de un contrato de cuatro años, el montante total asciende a los 52,6 millones citados.
 
El número de comedores que se licitan son 206, además de 91 aulas matinales, que suman 20.192 alumnas y alumnos que habitualmente hacen uso de este servicio. En concreto, en comedores escolares hay 17.434 estudiantes, casi la mitad de ellos y ellas disfrutan de una beca de comedor, mientras que 2.758 se atienden en aulas matinales.
 
También cabe destacar que, de los 206 comedores escolares, ocho son nuevos; dos se encuentran en centros de Educación Especial con 126 alumnas y alumnos, y dos en residencias escolares con un total de 96 chicas y chicos.
 
Productos de calidad y de proximidad
 
Blanca Fernández ha explicado que una de las principales novedades del pliego de esta contratación es que dará gran importancia a la calidad de los productos que conforman los menús, es decir, que se elaboren con productos de origen de calidad diferenciada como productos ecológicos, con Denominación de Origen Protegida, con Indicación Geográfica Protegida o productos con Especialidad Tradicional Garantizada, “porque se trata de garantizar una comida de calidad que favorezca también los productos de Castilla-La Mancha”.
 
Por esta razón, además de la calidad de las materias primas, también se priorizará a aquellas empresas que presenten garantía de que la producción es de cercanía con el fin de evitar la huella de carbono y favorecer a la producción de Castilla-La Mancha. En este sentido, la consejera ha explicado que la cercanía será de 150 kilómetros desde la cocina central en los casos de catering, o desde la localidad del centro escolar.
 
“Con esta condición queremos favorecer a la producción de Castilla-La Mancha y la incorporación de productos de alta calidad a los menús escolares en la región, evitando por un lado la huella de carbono que provoca traer los productos de larga distancia y priorizando que se pueda comprar en la región para apoyar de esta forma indirecta, pero muy solvente, a la producción castellanomanchega”, ha explicado la consejera.
 
Un 14 por ciento más de becas de comedor
 
En la actualidad, en la región hay 416 comedores escolares, de los que 13 se han abierto este curso escolar, que cuentan con 35.726 alumnas y alumnos y 166 aulas matinales que suman 5.483 chicas y chicos. Este curso, las becas de comedor han aumentado un 14 por ciento respecto al año pasado hasta alcanzar la cifra de 26.505, a las que el Ejecutivo autonómico destinará 8,5 millones de euros.
 
Castilla-La Mancha fue la primera comunidad autónoma que garantizó en plena pandemia la continuidad del comedor escolar, en este caso con un reparto a domicilio o en los pueblos más pequeños dando vales para que las familias pudieran comprar alimentos en los establecimientos de la localidad.
 
Además, el Gobierno regional ha abierto los comedores escolares esta Semana Santa a un total de 5.445 alumnos y alumnas en situación económica desfavorecida “para garantizar esa comida, aún en periodo no lectivo, como viene siendo tradicional por parte del Gobierno de Emiliano García-Page”.
 
“En definitiva, entendemos que la inversión en comedores escolares y en becas de comedor tiene todo el sentido para garantizar una alimentación de calidad al alumnado de Castilla-La Mancha. Y, por supuesto, las becas de comedor también son una política social con la que atendemos a decenas de miles de niños y niñas de la región cuyas familias están atravesando por circunstancias económicas complicadas, lo que no quiere decir que no tengan derecho a una comida de calidad en su centro escolar en condiciones de normalidad como el resto del alumnado, porque se trata de igualdad, de equidad y de calidad, también en el servicio de comedores escolares de los centros públicos de Castilla-La Mancha”, ha concluido la portavoz.