Valdepeñas incorpora un novedoso sistema ecológico para controlar las plagas de procesionaria en los parques

|

100321 va parque amapola




El área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valdepeñas ha comenzado a utilizar un novedoso sistema biológico a base de trampas para controlar las plagas de la procesionaria en los pinos, popularmente conocida como orugas. Así lo ha presentado en su visita al parque Amapola, donde se ha iniciado este sistema, el concejal de Medio Ambiente, José Antonio Sánchez Elola, quien ha explicado que "estamos haciendo diferentes tratamientos biológicos para controlar esta plaga, que es difícil de controlar, pero en Valdepeñas la tenemos muy controlada en los parques, donde también conseguimos ir eliminando al máximo posible la utilización de productos que no son ecológicos".


Así, el Ayuntamiento de Valdepeñas está haciendo una inversión de 15.000 euros en tratamientos para controlar las plagas de procesionaria en los parques, a los que ahora se une éste y con los que se están consiguiendo unos óptimos resultados ya que, según Sánchez-Elola, "ahora mismo no estamos recibiendo ninguna queja por problemas que pueda originar la oruga, que sabemos que en los humanos puede producir urticaria y otros problemas en mascotas e incluso puede conllevar problemas más complejos en personas alérgicas".


Con este tipo de sistema se consigue frenar el proceso biológico de la propia oruga, impidiendo que llegue al suelo y que inicie de nuevo el ciclo de la metamorfosis convirtiéndose en mariposa. Se consigue mediante una serie de bolsas colgadas en los árboles y con una espuma por la que las orugas descienden por el tronco de los árboles hasta que caen en las bolsas-trampa, que después se recogen y las orugas quedan eliminadas.


Se trata de una herramienta más para el control de la procesionaria del pino, según ha explicado Paula Artime, ingeniera técnica forestal de la empresa encargada del control de plagas en Valdepeñas. "Es una plaga difícil de controlar porque tiene mucha movilidad y un ciclo muy largo y con este sistema, con los de trampas de feromonas y la endoterapia la vamos controlando y el nivel de población ha descendido bastante", ha indicado.


Por último, el concejal de Medio Ambiente ha querido hacer un llamamiento para que la gente no coja ni mapule las bolsas que hay colgadas en los árboles ya que están llenas de orugas y podrían provocar un problema de salud pública.