Desalojan y cierran un bar que permanecía abierto en La Solana con varios clientes en su interior

|

110120 sol plaza




La Policía Local y la Guardia Civil, han denunciado a la propietaria de un bar y a varios clientes que se encontraban en su interior. Los hechos se produjeron a las 20:30 horas del viernes 8 de enero, cuando agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil procedían a levantar acta de denuncia a la propietaria de un bar situado en la calle Navas de Tolosa de La Solana, por el incumplimiento del Decreto 1/2021 de la Junta de Comunidades de Castilla-la Mancha que entre otras medidas ha decretado el cierre de bares durante 10 días. También fueron denunciados 6 de los 7 clientes que se hallaban en su interior, los cuales no utilizaban la preceptiva mascarilla de protección y se encontraban incumpliendo el Decreto 1/2021 de la Junta de Comunidades, por el que no se permiten las reuniones de más de 6 personas.


Los clientes fueron desalojados y el Bar cerrado. La propietaria del bar ha sido denunciada por infracción de tipo grave de la Ley 8/2020, de 16 de octubre, de medidas sanitarias del Covid-19, sancionada con multas de 3.001 a 60.000 euros. Los clientes también fueron denunciados por infracción de tipo leve de la misma ley, sancionados con multas de 100 euros. La primera pregunta que surge es: ¿Cómo se puede cerrar un bar que debía estar cerrado? Por otro lado, habría que cuestionar ¿Quién infringe más la ley, la dueña del bar o los desesperados clientes?


Denunciados reincidentes


Pero, esto no es todo. La Policía Local también ha imputado sendos delitos de desobediencia a dos individuos por reiterado incumplimiento de la normativa Covid-19. El primero de ellos, vecino de Socuéllamos, fue denunciado el día 1 de enero a las 4.53 horas, en la calle Veredas de La Solana, por no respetar el toque de queda,  habiendo comprobado los agentes posteriormente que el mismo había sido denunciado en otras 5 ocasiones por incumplimientos del Estado de Alarma y por no hacer uso de la mascarilla. El segundo, vecino de Tomelloso, también fue denunciado el día 1 de enero a las 4.53 horas en calle Veredas, por no respetar el horario de toque de queda. Este hombre también había sido denunciado en otras dos ocasiones por incumplimientos del Estado de Alarma.


También aquí surge la reflexión popular. ¿Cuántas denuncias hacen falta para que estos irresponsables dejen de acampar a sus anchas? Si se permite la comparación, esto debería ser como en el fútbol: dos tarjetas amarillas conllevan a la expulsión. Centros penitenciarios o incluso manicomios deberían ser su destino al segundo aviso.


Conato de fiestas en ‘corralazos’


Igualmente, la Policía Local ha desalojado dos inmuebles en los que se podían haber realizado encuentros de jóvenes, incumpliendo la prohibición de realizarse reuniones de más de 6 personas.  El primero de ellos el viernes, día 8, a las 19.00 horas, en la calle Camino de Santa Inés y el segundo, el sábado día 9, a las 18.00 horas, en la calle de la Música.

Además, se hace constar que durante el fin de semana se han tramitado 8 denuncias por la identificación de personas que no utilizaban la mascarilla en vías públicas o espacios de uso público.


Finalmente, agentes de la Policía Local extinguían el incendio de un contenedor en la calle Batalla del Salado a las 15:00 horas del domingo 10 de enero.